Una jueza federal de Miami pospuso el jueves la sentencia de un exdirector nacional de la oficina anticorrupción de Colombia que admitió haber participado en una asociación ilícita de lavado de dinero para alentar sobornos en el extranjero.

La sentencia de Luis Gustavo Moreno Rivera estaba prevista para el jueves, pero la audiencia comenzó con más de 40 minutos de demora y la jueza Ursula Ungaro dijo que tenía otro compromiso y reprogramó la condena para el lunes a las tres de la tarde (20:00 GMT).

Moreno, quien fue extraditado en mayo a Estados Unidos y posteriormente se declaró culpable junto al abogado colombiano Luis Pinilla Gómez, enfrenta una condena máxima a 20 años de prisión.

En la audiencia del jueves también debía ser condenado Pinilla. Ambos entraron a la sala sonriendo, vestidos con camisolas y pantalones de presidiarios de color beige. Llevaban las muñecas esposadas y los tobillos encadenados. Escucharon el desarrollo de la audiencia a través de auriculares que transmitían la traducción del inglés al español.

En agosto Moreno selló un acuerdo con el gobierno estadounidense a través del que aceptó declararse culpable de una acusación de lavado de dinero a cambio de que la fiscalía desechara tras la sentencia otras tres acusaciones que pesan en su contra.

En ese pacto, Moreno, de 35 años, se comprometió a colaborar con las autoridades con el objetivo de obtener una condena más leve.

El abogado de Moreno, David Weinstein, busca una condena de 18 meses en prisión, pero la fiscalía está tratando de mostrar que el dinero involucrado en los sobornos fue mayor al que se recibió en Estados Unidos para que la condena sea mayor.

La Administración de Control de Drogas de Estados Unidos dijo en documentos oficiales que Moreno y Pinilla intentaron obtener miles de dólares en sobornos de un exgobernador de la región de Córdoba, Colombia, quien era investigado en otra pesquisa de corrupción.

El exgobernador ha sido identificado como Alejandro Lyons, quien ahora colabora con la DEA. Las autoridades dicen que el objetivo del plan de sobornos era obstaculizar esa investigación.

De acuerdo con documentos judiciales, Moreno y Pinilla se reunieron en Miami con Lyons, quien les efectuó un depósito de 10.000 dólares de sobornos. En conversaciones grabadas, Moreno y Pinilla hablaron de la capacidad de Moreno de controlar la investigación y abarrotar de trabajo a los fiscales para que desviaran su atención de la investigación de Lyons.

A cambio, solicitaron unos 400 millones de pesos colombianos (unos 132.000 dólares) y otros 30.000 dólares que debían ser pagados antes de que Moreno se fuera de Estados Unidos.

La fiscalía dijo que Lyon podría testificar el lunes en la audiencia de la sentencia.

Moreno ya fue condenado a cuatro años y diez meses de prisión en su país por exigirle un soborno a Lyons para entregarle información sobre su proceso judicial.