Ivanka y Jared pueden beneficiarse de ley que impulsaron

En una reunión en la Oficina Oval este año, Donald Trump habló bellezas del nuevo programa “Opportunity Zone” de su gobierno, que ofrecía recortes impositivos a los constructores de viviendas que...

En una reunión en la Oficina Oval este año, Donald Trump habló bellezas del nuevo programa “Opportunity Zone” de su gobierno, que ofrecía recortes impositivos a los constructores de viviendas que invirtiesen en comunidades postergadas. Acto seguido, le dio la palabra a una de las principales impulsoras del proyecto.

“Ivanka, ¿te gustaría decir algo?”, le preguntó a su hija. “Tú has estado promoviendo esto intensamente”.

El programa Opportunity Zone (Zona de Oportunidades) impulsado por Ivanka Trump y su esposo Jard Kushner --ambos asesores de alto rango de la Casa Blanca-- podría beneficiarlos económicamente, según comprobó una investigación de The Associated Press.

Hay quienes dicen que este es un ejemplo de los serios cuestionamientos éticos que surgieron cuando la hija y el yerno del presidente pasaron a ser dos de sus principales colaboradores sin deshacerse de sus amplios intereses en el mundo de los bienes raíces.

Kushner conserva una gran participación en Cader, una firma que hace poco lanzó una serie de fondos asociados con el programa Opportuniy Zone que promueve la construcción de importantes proyectos al amparo de esa iniciativa desde Miami hasta Los Ángeles. La pareja tiene asimismo intereses en al menos 13 propiedades de la firma de la familia de Kushner que podrían recibir beneficios impositivos derivados de ese programa en Nueva Jersey, Nueva York y Maryland.

No hay prueba alguna de que la pareja haya participado en la selección de ninguna de las 8.700 zonas de oportunidades y la empresa no ha dicho que planee buscar exenciones impositivas al amparo de ese programa. Pero los Kushner podrían beneficiarse incluso si no hacen anda, a partir del aumento de los precios de las propiedades derivado del interés que están mostrando constructores e inversionistas.

El impulso que Ivanka Trump dio al programa “crea un conflicto de intereses directo con las inversiones de su marido en Cadre”, sostuvo Virginia Canter, principal asesora de asuntos éticos de la firma sin fines de lucro Ciudadanos por las Responsabilidad y la Ética en Washington.

Las declaraciones que hizo la pareja en torno a sus finanzas indican que su patrimonio común sería de entre 200 y 800 millones de dólares, la mayoría de ellos en bienes raíces, incluida una participación de entre 25 y 50 millones de dólares en una firma que tiene intereses en Cadre. En teoría, no pueden involucrarse en la formulación de políticas relacionadas con el mundo de los bienes raíces “que puedan tener un impacto directo y predecible en Cadre”, según esos documentos.

Abbe Lowell, quien asesora a la pareja en cuestiones éticas, dijo en un comunicado que Ivanka Trump “acata las recomendaciones éticas que recibió en relación con las cosas en las que puede trabajar y aquellas en las que debe abstenerse”.

La firma Kushner Cos. no respondió a pedidos de comentarios.

La Ley de Inversiones en Oportunidades, aprobada en diciembre del año pasado en el marco de la reforma impositiva de los republicanos, no fue a ninguna parte bajo el gobierno de Barack Obama, pero fue muy bien recibida por una Casa Blanca encabezada y dominada por inversionistas en bienes raíces y constructores.

Cabilderos y activistas dijeron a la AP que Ivanka Trump desempeñó un papel importante en la promoción de la legislación y que Kushner también la impulsó calladamente.

Sean Smith, director de comunicaciones del senador Tim Scott, el principal patrocinador de la ley, dijo que Ivanka Trump y el legislador hablaron una docena de veces y que Scott también conversó con Kushner, pero que estaba más interesada “era Ivanka”.

No hay indicio alguno de que la hija de Trump o Kushner hayan intentado elaborar el programa a medida para que beneficie sus intereses. Pero otros impulsores de la iniciativa admiten que el involucramiento de Ivanka Trump ayudó a generar interés entre funcionarios e inversionistas.