El papa retira a dos cardenales de su gabinete informaln

El papa Francisco retiró a dos cardenales de su gabinete informal después de que se vieron implicados en los escándalos de abuso sexual y encubrimiento dentro la Iglesia, deshaciéndose de asesores...

El papa Francisco retiró a dos cardenales de su gabinete informal después de que se vieron implicados en los escándalos de abuso sexual y encubrimiento dentro la Iglesia, deshaciéndose de asesores que lo hacen ver mal de cara a una importante cumbre que se realizará a principios del próximo año.

El Vaticano dijo el miércoles que Francisco escribió en octubre al cardenal chileno Javier Errázuriz y al australiano George Pell para agradecerles por sus cinco años de servicios en el llamado Grupo de los Nueve, o C-9.

Francisco también se despidió del cardenal congolés Laurent Monsengwo Pasinya, quien no ha sido implicado en el escándalo pero se retiró recientemente a los 79 años de su puesto de arzobispo de Kinshasa.

Víctimas de abusos en Chile han acusado a Errázuriz, de 85 años, de encubrir a curas depredadores cuando era arzobispo de Santiago, denuncias que él ha rechazado. Pell, de 77 años, tomó licencia como ministro de economía del Vaticano para ser enjuiciado en su Australia natal por cargos históricos de abuso sexual, que él niega haber cometido.

La presencia de Errázuriz y Pell en el C-9 dio pie a otro escándalo para Francisco dada la crisis que explotó este año en torno a los abusos y encubrimientos. El mismo Francisco fue implicado en el escándalo tras defender al obispo chileno acusado de encubrir al sacerdote depredador más notorio del país, postura que él aparentemente tomó tras seguir los consejos de Errázuriz.

Luego que Francisco se dio cuenta de sus errores y se disculpó, convocó a los presidentes de todas las conferencias de obispos del mundo a una reunión de tres días en Roma, a realizarse en febrero, para discutir cómo proteger a los jóvenes de los pedófilos. La cumbre ha cobrado gran importancia debido al brote de escándalos en Estados Unidos.

El Vaticano no mencionó las acusaciones contra Errázuriz y Pell al explicar su partida y dijo que por el momento no serán reemplazados.

Francisco creó el C-9 en 2013 para ayudarle a reformar el Vaticano y reorganizar la curia. Ese trabajo está por finalizar con la elaboración final de un documento que establece la misión y tareas de las diversas congregaciones que constituyen el gobierno universal de la iglesia de 1.200 millones de feligreses.

La oficina de prensa del Vaticano dijo en un comunicado que los miembros del gabinete pidieron a Francisco en septiembre que reflexionara sobre la futura composición, estructura y tareas del organismo, tomando en cuenta sobre todo la edad avanzada de algunos de sus miembros.

Errázuriz, quien se retiró del arzobispado de Santiago en 2010, anunció públicamente en noviembre que se había separado del grupo. Víctimas lo han enjuiciado en corte civil de Chile por presuntamente encubrir al sacerdote Fernando Karadima, expulsado del sacerdocio hace poco.

Pell, quien no ha estado en Roma desde que tomó licencia en junio de 2017, sigue siendo en teoría el prefecto de la secretaría económica de la Santa Sede.