La primera ministra británica Theresa May sobrevivió el miércoles a una crisis política sobre su acuerdo para el Brexit, superando una moción de censura impulsada por los legisladores del Partido Conservador que pudo haber acabado con su liderazgo del partido y del país.

Sin embargo, el margen de su victoria _con 200 sufragios a favor y 117 en contra_ deja a May como una líder debilitada que ha perdido el apoyo de una gran parte de su partido a causa de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. También tuvo un alto precio debido a que May prometió no buscar la reelección en 2022.

En tanto, el problema del Brexit sigue sin resolverse, ya que May busca cambiar su acuerdo de divorcio con la UE para que el Parlamento británico lo encuentre más aceptable.

May dijo que estaba “contenta de haber recibido el apoyo de mis colegas”, pero reconoció que “un número significativo” había votado en su contra en la votación secreta del miércoles por la tarde.

“He escuchado lo he dijeron”, prometió May mientras estaba de pie en el oscurecido número 10 de Downing Street luego de lo que describió como un “día largo y desafiante”.

La amenaza para May se fue formando a medida que los legisladores conservadores a favor del Brexit empezaron a frustrarse cada vez más por el manejo que daba la primera ministra a la salida de Gran Bretaña de la UE. Muchos partidarios del Brexit dijeron que el acuerdo de May, un compromiso que mantiene las estrechas relaciones económicas con el bloque, no cumple con la ruptura total que ellos quieren.

La moción de censura se presentó después de que los conservadores que se oponen a May finalmente tuvieron el apoyo que necesitaban para llevar a cabo una.

La votación se programó cuando por lo menos 48 legisladores, 15% de legisladores conservadores, escribieron cartas pidiendo una moción de censura.

El lunes, May pospuso una votación para aprobar el Brexit para evitar una derrota casi segura. Tiene hasta el 21 de enero para volver a llevar el acuerdo ante el Parlamento, y espera que sea tras obtener algunas concesiones de la UE.

El resultado de la votación fue anunciado ante los sonoros vítores de los legisladores reunidos en la Cámara de los Comunes. Según las normas del partido, los conservadores no pueden volver a desafiar a May por un año.

El secretario de Transporte Chris Grayling, aliado de la primera ministra, dijo que el resultado mostró que May “tiene el apoyo de su partido”.

“Esta es una declaración clara de los parlamentarios del partido de que quieren que ella siga, quieren que nos guíe a través del Brexit”, comentó a la televisora Sky News.

Sin embargo, el legislador Mark Francois, partidario del Brexit, señaló que el resultado fue “devastador” para May, quien ha perdido el apoyo de un tercio de su partido en el Parlamento.

“Si yo fuera ella, no estaría satisfecho con esto en lo absoluto”, comentó Francois. “Creo que necesita pensar muy cuidadosamente sobre lo que hará ahora”.

Previo a la votación del miércoles, la primera ministra se había comprometido a luchar por el liderazgo de su partido y el país “con todo lo que tengo”, y pasó el día metida en la Cámara de los Comunes intentando ganar suficiente apoyo de los legisladores para asegurar su victoria.

Con el fin de obtener el voto de algunos legisladores indecisos, May indicó que no se postularía para las próximas elecciones, programadas para 2022.

El procurador general Robert Buckland dijo que May comentó a los legisladores en una reunión que “no tiene intención de liderar el partido para la elección general de 2022”.

___

Los periodistas de The Associated Press Danica Kirka, Jo Kearney y Gregory Katz en Londres contribuyeron a este despacho.