Bajo presión, McConnell acepta votación sobre justicia penal

Presionado por el presidente Donald Trump y varios colegas republicanos, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo el martes que someterá a votación un paquete de reformas de la...

Presionado por el presidente Donald Trump y varios colegas republicanos, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo el martes que someterá a votación un paquete de reformas de la justicia penal.

Es lo que reclamaban desde hace tres años un gran grupo de legisladores de ambos partidos, incluidos el presidente de la Comisión Judicial del Senado, Chuck Grassley, y el presidente de la cámara baja Paul Ryan. Trump anunció su apoyo al proyecto el mes pasado, pero McConnell dijo que competía con otras prioridades al finalizar el actual período de sesiones.

Si se aprueba el proyecto, será uno de los pocos logros bipartidistas del actual legislativo y la mayor reforma de las sentencias penales en varias décadas.

La mayoría de los demócratas apoyan el proyecto, que revisa las leyes “duras” de los años 80 y 90 para poner más énfasis en la rehabilitación de los presos federales y dar a los jueces mayor libertad al condenar a criminales no violentos, en particular los que han cometido delitos relacionados con las drogas. Los partidarios del proyecto dicen que conducirá a un sistema más justo, reducirá la superpoblación carcelaria y ahorrará dólares de los contribuyentes.

El proyecto es prioritario para el yerno de Trump, Jared Kushner, quien ha trabajado tras las bambalinas con los senadores republicanos que lo apoyan y ha instado a Trump a darle su respaldo. También era prioritario para el presidente anterior Barack Obama, quien esperaba poder sancionarlo antes de finalizar su período.

Los partidarios siempre han dicho que basta que McConnell lo someta a votación para que sea aprobado. Pero McConnell aparentemente teme que divida a su bloque. Un opositor republicano encarnizado, el senador Tom Cotton de Arkansas, lo ha criticado porque según él permite liberar anticipadamente a criminales reincidentes.

McConnell dijo que lo sometería a votación esta semana “por pedido del presidente” y tras una serie enmiendas solicitadas por senadores republicanos y organismos policiales.