Demanda de difamación contra activista pasa a corte de Maine

Un activista de Maine, quien acusó al fundador de un orfanato en Haití de ser un pedófilo serial, pidió el martes a la corte suprema estatal desestimar una demanda de difamación que fue canalizada de...

Un activista de Maine, quien acusó al fundador de un orfanato en Haití de ser un pedófilo serial, pidió el martes a la corte suprema estatal desestimar una demanda de difamación que fue canalizada de la corte federal.

El abogado de Paul Kendrick les dijo a los jueces que las aseveraciones estaban protegidas por la ley de Maine que protege a personas de demandas sin mérito destinadas a desalentar los derechos de la Primera Enmienda.

El argumento que invocó el estatuto de Maine anti SLAPP (pleito estratégico contra la participación pública) se enfrentó al escepticismo de los jueces que cuestionaron si la ley abarcaba el acoso y acoso por internet.

Sin embargo, la jueza de la Suprema Corte Leigh Saufley indicó que se debe lograr un equilibrio entre la libertad de expresión y la difamación.

“¿Acaso no nos estamos adentrando en temas donde tenemos que tener mucho cuidado de no acallar las voces de la gente que dicen que debemos hablar a favor de los niños que han sido abusados?”, preguntó a un abogado. “Sabemos que si la gente tiene miedo de decirlo ese abuso puede continuar durante décadas”.

El caso de difamación viene desde 2013.

Un jurado federal en Maine otorgó 14,5 millones de dólares a Michael Geilenfeld y Corazones con Haití, a pesar del testimonio de siete hombres que dijeron que fueron abusados sexualmente cuando eran niños. Sin embargo, el veredicto fue anulado en una corte de apelaciones de Estados Unidos que dictaminó que una corte federal en Maine era la jurisdicción equivocada.

Ahora, Geilenfeld y Corazones con Haití demandan otra vez a Kendrick, en esta ocasión en una corte estatal.