China, EEUU planean conversaciones sobre comercio

El zar de la economía china y enviados comerciales estadounidenses discutieron planes para iniciar negociaciones sobre la guerra de los aranceles, informó el gobierno chino el martes, en un indicio...

El zar de la economía china y enviados comerciales estadounidenses discutieron planes para iniciar negociaciones sobre la guerra de los aranceles, informó el gobierno chino el martes, en un indicio de que continúan las conversaciones a pesar de la tensión provocada por el arresto de una directiva de la industria tecnológica.

El vicepremier Liu He habló por teléfono con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el representante comercial Robert Lighthizer sobre “la promoción de las próximas consultas económicas y comerciales”, dijo el ministerio de Comercio en un mensaje de dos frases, sin entrar en detalles. La oficina de Lighthizer confirmó la llamada, pero no dio información adicional.

El anuncio indicó que continúan las conversaciones a pesar de las amenazas chinas el fin de semana pasado de que habría “consecuencias graves” si no se dejaba en libertad a la directiva de Huawei Technologies Ltd. Fue arrestada en Canadá ante acusaciones de Estados Unidos de posibles violaciones de las sanciones comerciales a Irán.

El presidente Donald Trump accedió el 1 de diciembre a aplazar los aumentos de aranceles sobre importaciones chinas durante 90 días mientras se negocian las quejas estadounidenses sobre la política tecnológica de Beijing.

La directiva de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada el mismo día en Vancouver, Columbia Británica.

A pesar de ello, el Ministerio de Comercio dijo la semana pasada que Beijing aplicaría las condiciones de la tregua y declaró su optimismo respecto de llegar a un acuerdo dentro del plazo de 90 días.

El gobierno chino generó nuevas dudas el fin de semana al exigir que Canadá y Estados Unidos retiren los cargos y dejen en libertad a Meng, hija del fundador de Huawei, Ren Zhengfei, o enfrenten “consecuencias graves” que no precisó.

Trump impuso aumentos de aranceles del 25% sobre bienes chinos por valor de 50.000 millones de dólares y del 10% sobre otros 200.000 millones de dólares en importaciones en represalia por las acusaciones de que Beijing roba tecnología.

China respondió con punitorios por valor de 110.000 millones sobre bienes estadounidenses.