Madrid considera intervenir en Cataluña si no cesan bloqueos

El gobierno central de España amenazó el martes con enviar a la policía nacional para garantizar la seguridad en Cataluña si las autoridades regionales no logran detener los bloqueos recientes en las...

El gobierno central de España amenazó el martes con enviar a la policía nacional para garantizar la seguridad en Cataluña si las autoridades regionales no logran detener los bloqueos recientes en las principales autopistas por parte de manifestantes que respaldan la independencia.

Las advertencias de funcionarios del gobierno del presidente Pedro Sánchez surgieron después de que el sábado una carretera en Cataluña permaneció cerrada más de 15 horas.

Los grupos separatistas que quieren que Cataluña se convierta en una república regresaron a protestar el domingo, permitiendo que los automóviles pasaran sin pagar el peaje obligatorio.

La presencia de policías nacionales o de guardias civiles es un tema delicado en Cataluña todavía más tras su papel en la violenta represión del 1 de octubre de 2017, cuando se realizó en la región un referendo independentista considerado ilegal por Madrid. Los separatistas frecuentemente les dicen “invasores”.

El deshielo político parecía perder efecto el martes mientras ambas posturas endurecen la retórica. Las autoridades españolas han criticado al presidente catalán Quim Torra, un separatista, por decir que la secesión de Eslovenia de Yugoslavia en 1992 debe servir de ejemplo para el movimiento independentista catalán.

Aunque muchos países europeos y otros reconocieron rápidamente la independencia de Eslovenia, la Guerra de los Diez Días que siguió a su declaración de independencia causó decenas de víctimas en ambos bandos y cientos resultaron heridos, un hecho que las autoridades españolas destacaron en sus críticas a Torra.

Aunque el funcionario catalán no ha comentado sobre la controversia, una portavoz del gobierno regional dijo el martes que Cataluña debería seguir su propio "camino pacífico" hacia la independencia mientras busca "inspiración" en la experiencia de otros países.

Después de que el intento de independencia del año pasado en la región noreste provocó una crisis política sin precedentes, las autoridades catalanas y centrales iniciaron un tímido diálogo en junio cuando una nueva administración de centro-izquierda tomó el poder en Madrid.

El martes, tres miembros del gabinete del presidente Sánchez enviaron cartas instando a sus homólogos catalanes a explicar por qué la policía catalana Mossos d'Esquadra no intervino para evitar los bloqueos carreteros el fin de semana. Los Mossos están bajo el mando del gobierno regional.

“Aparentemente ha existido una dejación de funciones que tiene atribuidas ese gobierno, con consecuencias tanto de carácter económico y social como para la seguridad pública”, escribió la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo en una carta al vicepresidente catalán Pere Aragonès.

La fiscalía catalana abrió una investigación el martes sobre el cierre de las carreteras, mencionando que los oficiales locales “no usaron la fuerza necesaria y proporcional para restablecer el orden público”.

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska dijo en una carta por separado a su contraparte catalana que si los Mossos no ponen fin al desorden público “el gobierno ordenará la intervención de las fuerzas de seguridad del estado”.

Al enviar la advertencia, el gobierno de Sánchez parecía estar preparando el terreno para un despliegue de la policía antidisturbios antes de una reunión semanal del gobierno de España que el presidente del gobierno quiere tener en Barcelona el 21 de diciembre. Un sindicato catalán secesionista ha convocado una huelga regional para ese día y a protestar por la presencia del gabinete español en su totalidad.

El gobierno catalán dijo el martes que responderá a las cartas de Madrid. La portavoz regional, Elsa Artadi, también pidió a las autoridades centrales que "sigan el camino del diálogo, la negociación y las soluciones políticas".