El titular del panel científico de la ONU sobre cambio climático dijo el martes que el mundo debe “hacer más, más rápido” para prevenir el calentamiento global de una magnitud que provocaría daños irreversibles al ambiente y perjudicaría sobre todo a las sociedades pobres.

Hoesung Lee, presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, dijo a los diplomáticos en la conferencia sobre clima de la ONU en Polonia que los científicos habían revisado exhaustivamente los datos al elaborar su informe especial sobre la necesidad de limitar la elevación de la temperatura promedio global a 1,5 grados Celsius (2,7 Fahrenheit).

“El informe revela que no basta tomar medidas, se necesitan medidas urgentes”, dijo Lee.

Dirigentes y ministros nacionales se reunieron en Katowice para el último tramo de dos semanas de conversaciones y restan pocos días para resolver los problemas espinosos que han eludido a los diplomáticos.

La titular de la ONU en materia de clima, Patricia Espinosa, exhortó a los delegados a demostrar “espíritu de unidad” hasta el final de la semana.

La falta de unidad quedó de manifiesto el sábado cuando Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudí y Kuwait bloquearon la aprobación del informe del panel. Grupos ambientalistas acusaron a los cuatro países de dar prioridad a sus intereses como exportadores de petróleo por encima de la necesidad de contener el calentamiento global.

Según los científicos, las emisiones de gases de invernadero como el dióxido de carbono _que se produce mediante el consumo de combustibles fósiles_ deben bajar significativamente para el 2030 y llegar casi a cero para mediados de siglo si se ha de alcanzar la meta más ambiciosa del acuerdo de París de 2015.

“Seguimos el rumbo correcto en muchas áreas, pero debemos hacer más, más rápido”, dijo Lee. La reducción de las emisiones le dará al mundo un mayor margen de maniobra más adelante, añadió.

“Al hacer más ahora se reduce la necesidad de aplicar técnicas no ensayadas y riesgosas para eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera”, dijo. “Hacer menos ahora significaría condenar a la gente a los riesgos demostrados de superar 1,5 C, con riesgos graves de pérdida irreversible de ecosistemas y golpes a las necesidades básicas de las sociedades humanas más frágiles”.

Los negociadores tienen plazo hasta el viernes para elaborar las normas del acuerdo de París y ultimar detalles tales como la manera de registrar y reportar las emisiones por cada país.

Las conversaciones buscan alentar a los países a aprobar metas más ambiciosas para la reducción de emisiones de gases de invernadero.

Por su parte, los países pobres quieren garantías de apoyo económico para acordar el cambio climático.

___

Frank Jordans está en http://www.twitter.com/wirereporter