Un juez canadiense concedió el martes libertad bajo fianza a una alta ejecutiva china de Huawei que fue arrestada a solicitud de Estados Unidos, en un caso que desató un enfrentamiento diplomático entre las tres naciones que complicó las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

Hora antes de la audiencia de fianza en Vancouver, China detuvo a un exdiplomático canadiense en Beijing en una aparente represalia por el arresto del 1 de diciembre de Meng Wanzhou, directora financiera del gigante de telecomunicaciones chino Huawei y también hija del fundador de la compañía.

Después de tres días de audiencias, un juez de Columbia Británica le otorgó a Meng una fianza de 10 millones de dólares canadienses (7,5 millones de dólares estadounidenses), pero le ordenó portar una tobillera electrónica, entregar sus pasaportes, permanecer en el área metropolitana de Vancouver y confinarse a una de sus dos residencias en la ciudad entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana.

La decisión fue recibida con aplausos en el tribunal, donde se presentaron miembros de la comunidad china de Vancouver para brindarle apoyo a Meng.

En medio de la creciente tensión entre China y Canadá, el ministro de Seguridad Pública de Canadá, Ralph Goodale, confirmó el martes que un exdiplomático canadiense fue detenido en Beijing. La detención ocurrió después de que China le advirtió a Canadá de las consecuencias por el arresto de Meng.

“Estamos sumamente preocupados”, dijo Goodale. “Un canadiense está en evidentes dificultades en China. No escatimamos esfuerzos para hacer todo lo posible por velar por su seguridad”.

Michael Kovrig, quien trabajó previamente como diplomático en Beijing, Hong Kong y las Naciones Unidas, fue detenido la noche del lunes durante una de sus visitas regulares a Beijing, según un portavoz de International Crisis Group, en donde actualmente trabaja Kovrig como asesor para el Norte y Este de Asia con sede en Hong Kong.

Canadá se había estado preparando para represalias por el arresto de Meng. La provincia de Columbia Británica canceló una misión comercial a China ante los temores de que Beijing pudiera detener a los ciudadanos canadienses y presionar a Ottawa por el arresto de Meng.

“En China no hay coincidencias”, dijo Guy Saint-Jacques, exembajador de Canadá en China, sobre la detención de Kovrig. “Desafortunadamente, Canadá quedó en medio de la disputa comercial entre Estados Unidos y China. Como China no puede patear a Estados Unidos, recurre a su siguiente objetivo”.

___

Morris reportó desde Vancouver, Gillies desde Toronto y Wiseman desde Washington. Los periodistas de Associated Press Matthew Lee en Washington y Joe McDonald en Beijing contribuyeron a este despacho.