Veinte millones de personas padecen hambre en Yemen, un aumento del 15% con respecto al año pasado, y por primera vez 250.000 se enfrentan a una “catástrofe”, lo que significa hambruna, muerte y miseria, dijo el lunes el secretario para asuntos humanitarios de las Naciones Unidas.

Mark Lowcock regresó recientemente de un viaje a Yemen y comentó a los reporteros que ha habido un “deterioro significativo y drástico” en la situación que se vive en el país de Medio Oriente.

Hay cinco niveles en la escala global para clasificar la gravedad y magnitud de la inseguridad alimentaria y desnutrición. Lowcock señaló que el año pasado casi no hubo yemeníes que estuvieran en la fase 5 _la más grave_ y se enfrentaran a una “catástrofe”, pero que ahora hay 250.000.

Añadió que casi 5 millones de personas se encuentran en la fase 4, el nivel de “emergencia”. Entre ellas hay personas en 152 de los 333 distritos de Yemen, un aumento significativo en comparación con el año pasado.