Irak festeja aniversario de victoria sobre Estado Islámico

Irak celebró el lunes el aniversario de su costosa victoria sobre el grupo Estado Islámico, que prácticamente ha perdido todo el territorio del cual alguna vez tuvo control, pero todavía lleva a cabo...

Irak celebró el lunes el aniversario de su costosa victoria sobre el grupo Estado Islámico, que prácticamente ha perdido todo el territorio del cual alguna vez tuvo control, pero todavía lleva a cabo ataques esporádicos para mantener su último enclave en Siria cerca de la frontera iraquí.

El gobierno declaró la victoria el pasado diciembre después de una extenuante guerra de tres años en que decenas de miles de personas murieron y cientos de miles fueron desplazadas. Durante la lucha, pueblos y barrios enteros quedaron reducidos a escombros.

El gobierno declaró el lunes día festivo nacional y se tiene planeado un momento de silencio. Puntos de revisión en la capital fueron decorados con banderas y globos iraquíes, mientras las fuerzas de seguridad patrullaban las calles reproduciendo música patriótica.

Como parte de los festejos, las autoridades planean reabrir al público partes de la fortificada Zona Verde de Bagdad, sede de oficinas gubernamentales y embajadas. La medida ha sido catalogada como un acto de transparencia tras las protestas contra la corrupción y los deficientes servicios públicos.

Las celebraciones se dan cuando los conflictos políticos internos han dificultado la formación de un gobierno y el establecimiento del presupuesto anual en medio de una grave situación económica.

Ante un grupo de agentes militares iraquíes, el primer ministro Adel Abdul-Mahdi dijo que era un “día de orgullo para todos nosotros cuando nuestro valiente país derrotó a los enemigos de la vida, dignidad, libertad y paz”.

Comentó que las fuerzas de seguridad, así como el principal clérigo chií de Irak, el ayatolá Ali Sistani, quien emitió un fatwa, o edicto religioso, movilizaron a voluntarios después de que las fuerzas armadas colapsaran frente al violento ataque del grupo EI en 2014. Decenas de miles de voluntarios se unieron a una variedad de milicias sancionadas por el estado, muchos de ellos con respaldo de Irán.