Brasil: avanza intervención de Roraima para contener crisis

El gobierno brasileño puso en marcha la intervención federal de un estado del norte del país del país acosado por una crisis en la seguridad y en sus cuentas públicas, acentuada por la llegada masiva...

El gobierno brasileño puso en marcha la intervención federal de un estado del norte del país del país acosado por una crisis en la seguridad y en sus cuentas públicas, acentuada por la llegada masiva de inmigrantes venezolanos.

El presidente Michel Temer sostendrá reuniones el sábado para analizar la intervención en el estado Roraima.

Se reunirá en la residencia presidencial en Brasilia con las máximas autoridades del Ejército, la Marina y la Aviación, el ministro de Justicia y los presidentes de la Cámara y el Senado para proseguir con los pasos legales de la intervención hasta el 31 de diciembre.

La medida fue anunciada oficialmente el viernes por la noche por Temer, quien señaló que se trata de una intervención “negociada”.

Roraima atraviesa una crisis en seguridad, con protestas de sus agentes penitenciarios y de la Policía Militar por atrasos en el pago de salarios. Esta semana, mujeres policías bloquearon los accesos a cuarteles como forma de protesta.

“Los últimos dos días ha estado agravándose la situación. Hablé con la gobernadora y la única hipótesis para solucionar el problema salarial sería decretar la intervención hasta la asunción del nuevo gobernador”, dijo Temer en un mensaje oficial. “Queremos pacificar Roraima”, agregó.

En rigor, la medida significa una transición anticipada en la gobernación del estado, pautada para el 1 de enero. La gobernadora Suely Campos será apartada del cargo y asumirá Antonio Denarium como interventor designado, quien fue electo gobernador en octubre por el Partido Social Liberal, el mismo del presidente electo Jair Bolsonaro.

Denarium dijo el sábado que su prioridad será el pago de salarios atrasados a los servidores públicos. Además, hizo un llamado a que abandonen las protestas. "Hay un compromiso del gobierno federal de sanear las cuentas", dijo al diario Folha de Sao Paulo, dando a entender que será asistido.

A diferencia de la intervención en Río de Janeiro, donde en febrero pasado se delegó a las fuerzas armadas el manejo de la seguridad pero el gobernador continuó en funciones, la intervención en el estado de Roraima será total.

Roraima ha sido este año escenario de ataques xenófobos a ciudadanos venezolanos, que comenzaron a llegar en masa huyendo de la crisis humanitaria y social en su país.

De acuerdo con la alcaldía de Boa Vista, capital del estado, viven allí más de 40.000 venezolanos. Y de acuerdo a datos de la Organización Naciones Unidas, en los últimos meses han cruzado la frontera 800 venezolanos por día.

En abril, el gobierno de Campos pidió a la justicia que cerrara la frontera con Venezuela debido a que el sistema de salud había colapsado y habían incrementado sensiblemente los delitos, pero el Supremo Tribunal rechazó la decisión.

Denarium, interventor y gobernador electo, ha prometido endurecer los controles para los venezolanos que decidan pasar la frontera y entrar a Brasil.

El gobierno federal ya había recurrido al envío de militares para intentar contener la situación, pero finalmente decidió anticipar el traspaso de mando a través de una intervención total.