El director de asuntos políticos de la Casa Blanca Bill Stepien y el director de relaciones públicas Justin Clark están por renunciar a sus cargos para trabajar en la campaña reeleccionista del presidente Donald Trump. Ambos son veteranos de la campaña de que llevó a Trump a la presidencia en 2016.

Los cambios en el personal de la Casa Blanca, anunciados el viernes, se producen a medida que el enfoque político de Trump se desplaza a ganar la reelección en 2020 y en previsión de un entorno más partidista en Washington una vez que los demócratas tomen el control de la Cámara en enero.

El gerente de campaña de Trump, Brad Parscale, dijo en una declaración que Stepien y Clark trabajarán en "construir la infraestructura política que apoyará la victoria del presidente Trump y el Partido Republicano en 2020".

Stepien supervisó la campaña de Trump justo antes de las elecciones de medio mandato presidencial, en las que el mandatario encabezó varias concentraciones de militantes en un esfuerzo por limitar las pérdidas en el Congreso. Los republicanos retuvieron el control del Senado pero lo perdieron en la Cámara de Representantes, fijando un período desafiante de dos años para Trump bajo un Congreso dividido.

Clark se unió a la campaña de Trump durante las primarias de 2016, sirviendo como subdirector político.

Stepien, un exasesor de Chris Christie cuando era gobernador de Nueva Jersey, se sumó a la campaña de Trump en 2016 como director nacional de campo.