Obama y Clinton
Captura de la primera entrevista conjunta concedida por el presidente de EE UU, Barack Obama y la exsecretaria  de enero de de EE UU, Hillary Clinton, emitida el domingo 27 de enero de 2013. CBS/Youtube

El presidente Barack Obama agradeció el "papel extraordinario" de Hillary Clinton, al elogiarla como "uno de los mejores secretarios de Estado" que ha tenido el país, durante una entrevista conjunta difundida este domingo por la cadena televisiva CBS.

El encuentro, grabado el pasado día 25, es la primera entrevista conjunta que ofrece el presidente con alguien que no sea su mujer y supone el respaldo definitivo de Obama a la que fuera su contrincante en las primarias demócratas de 2008, pocos dias antes de que esta deje su cargo como secretaria de Estado.

Pero más allá de este reconocimiento, los analistas se preguntan si detrás de esta entrevista no se esconde la intención de que Hillary Clinton se presente a las presidenciales de 2016, o incluso si Obama pretendía agradecer a Bill Clinton su apoyo durante la reciente campaña electoral.

"Lo principal es que yo simplemente quería tener la oportunidad de decir 'gracias' públicamente", dijo Obama, en extractos divulgados por el programa "60 Minutes" de CBS, al explicar por qué aceptó hacer su primera entrevista conjunta con Clinton.

Clinton: "Yo trabajé muy duro pero perdí" la candidatura ante Obama en 2008

El presidente la citó como una "amiga sólida", una gran colaboradora en los últimos cuatro años, reconoció que la va a echar en falta y que le hubiera gustado que se quedara.

La propia Clinton reconoció que una entrevista conjunta esta, habría sido "improbable" hace unos años debido al enconado proceso de primarias de 2008, cuando ambos se disputaban la candidatura presidencial de su partido y protagonizaban duros enfrentamientos.

Clinton recordó, a su vez, que, en sus giras como jefa de la diplomacia estadounidense suele decir que "en la política y en la democracia, algunas veces ganas elecciones y algunas veces pierdes, y yo trabajé muy duro pero perdí" la candidatura en 2008.

"Ésta ha sido una oportunidad extraordinaria de trabajar con él (Obama) como socio y amigo, para hacer lo mejor posible en nombre de este país que ambos amamos, y es algo que echaré mucho de menos", manifestó Clinton.

Antiguos rivales

Así, la suya es una historia de antiguos rivales convertidos en aliados cercanos, y Obama subrayó que Clinton jugó "un papel extraordinario" durante su primer mandato y que "muchos de los éxitos que hemos tenido a nivel internacional han sido gracias a su ardua labor".

Obama, quien se confesó un "gran admirador" de Clinton antes de las batallas primarias de 2008, la nombró secretaria de Estado tras ganar ese año, convirtiéndola en la tercera mujer que ocupó ese cargo, después de Madeleine Albright, durante la presidencia de Bill Clinton, y Condoleezza Rice, bajo la de George W. Bush.

Según explicó Clinton, Obama le asignó de inmediato la tarea de encargarse del frente internacional mientras él bregaba con la "gran crisis económica" que acercaba a EU a una depresión.

Durante sendas audiencias en el Congreso el miércoles pasado sobre el ataque contra el consulado estadounidense en la ciudad libia de Bengasi de septiembre pasado, Clinton señaló que su labor la ha llevado a 112 países, en un período dominado por la lucha global contra el terrorismo, el proceso de paz en Oriente Medio y la guerra en Afganistán, entre otros asuntos de envergadura mundial.

Clinton ha dicho en reiteradas ocasiones que quiere descansar y pasar más tiempo con su familia, y nuevamente descartó en el programa de CBS una posible campaña presidencial en 2016, aunque matizó que ni ella ni Obama pueden hacer predicciones sobre el futuro.

La ya exsecretaria de Estado dejará el cargo a finales de este mes y se prevé que el Senado de EU confirme a su reemplazo, el senador demócrata por Massachusetts, John Kerry, previsiblemente esta misma semana.