‘Smoothies’, helados, sorbetes... Sabores que refrescan en las tardes de verano

  • Hay mil formas deliciosas de plantarle cara al caluroso verano.
  • Te damos cuatro recetas contra el calor para que hagas en casa.

Hay muchas formas de resistirse al calor en las tardes de verano: con cucurucho de helado, a golpe de cucharilla y tarrina o sorbiendo en pajita. Smoothies, sorbetes, granizados y helados tienen composiciones similares, pero ¿en qué se diferencian?

Los primeros se preparan con fruta fresca y, para lograr la textura densa que los caracteriza, se les añade yogur o leche. Se sirven bien fríos, pero se elaboran sin hielo. Los sorbetes se acercan más al helado, pero no contienen leche ni huevo y, por tanto, su consistencia es más ligera y menos grasa. Tampoco contienen cristales de hielo.

Los granizados, por su parte, se preparan con zumo de fruta –o también con café– y se congelan, hasta conseguir la textura granizada; o bien, en vez de congelarse, se pica hielo y se incorpora al zumo. Y el helado suele contener huevo, nata, en ocasiones fruta y nunca hielo incorporado a la receta.

En definitiva, cuatro formas de tomar un postre frío y con un aporte calórico bajo (salvo los helados).

Helado de vainilla y 'cookies'

INGREDIENTES: 3 yemas de huevo, 400 ml de nata para montar, 3 cucharadas de esencia de vainilla, 100 g de azúcar y 10 galletas tipo cookie.

¿Cómo se elabora? Calienta la leche y el azúcar sin llegar a hervir. Déjala enfriar. Monta la nata con unas varillas e incorpórala a la mezcla. La nata debe estar fría y tener al menos un 30% de materia grasa, si no será casi imposible montarla. A continuación, mezcla en un bol la leche azucarada ya fría con las yemas de huevo y la esencia de vainilla. Añade la nata montada poco a poco, removiendo  todo el rato. Agrega las cookies en trocitos y vierte todo en un recipiente apto para congelador (mejor alargado y plano). Introdúcelo en el congelador durante al menos cuatro horas, removiéndolo cada 30 minutos para evitar que la superficie se cristalice y la nata se sedimente en el fondo. Sácalo 10 minutos antes de consumir. Sírvelo en una tulipa de barquillo.

'Smoothie' de frambuesa

INGREDIENTES: 200 g de frambuesas, 3 fresas, un vaso de leche, un yogur natural y azúcar al gusto.

¿Cómo se elabora? Congela las fresas y las frambuesas. Cuando estén bien frías, bátelas junto con el resto de ingredientes y sírvelo en el acto. Puedes cambiar las fresas por las frutas que prefieras. Perfecto para la merienda.

Granizado de limón

INGREDIENTES: 3 limones grandes, 200 g de azúcar y 500 ml de agua.

¿Cómo se elabora? Ralla la piel del limón (solo la parte amarilla) y exprime el zumo con cuidado de que no se cuelen las pepitas. Mezcla la ralladura, el zumo y el azúcar con el agua y mete la mezcla en el congelador durante 45 minutos. A continuación sácalo, remuévelo y vuelve a introducirlo en el congelador, y repite el proceso una vez más. Después estará listo para servir.

Sorbete de piña

INGREDIENTES: una piña natural o de lata (sin almíbar), un vaso de agua, un limón y azúcar al gusto.

¿Cómo se elabora? Exprime el limón y mézclalo con el agua. Añade la piña en trozos previamente congelada, bate la mezcla y agrega el azúcar que necesite. Puedes añadir un chorrito de sidra o cava y adornarlo con un pedacito de piña.