Una nueva oficina que fue creada para examinar casos de abuso sexual en las escuelas públicas de Chicago después que una investigación expuso que las autoridades correspondientes no habían actuado de manera adecuada, ha recibido casi 500 denuncias de violencia sexual de estudiante contra estudiante en menos de tres meses.

La Oficina de Protección al Estudiante y al Título IX fue establecida después de que el Chicago Tribune advirtiera amplias fallas en la manera como el tercer distrito escolar más grande del país salvaguardaba a los estudiantes frente al abuso sexual, la agresión física y el acoso, incluso por parte de empleados escolares, desde 2011.

El miércoles, funcionarios escolares dijeron a la comisión educativa del ayuntamiento que además de los cientos de denuncias recientes de violencia sexual de estudiante a estudiante, han recibido 133 de posibles ofensas por parte de adultos, muchos de los cuales trabajan para el sector educativo.

La representante del departamento jurídico del distrito escolar, Douglas Henning, dijo que las denuncias reflejan una mayor disposición a informar sobre agresiones sexuales.

“Ahora estamos en un mundo en el que si tú ves algo que te haga sentir incómodo, si crees que está mal, definitivamente tienes que informarlo”, señaló Henning a la comisión.

Los centenares de denuncias presentadas en cuestión de semanas suscitan interrogantes sobre cuántos menores más han sido víctimas de violencia sexual, tanto en la ciudad como en el resto del país. El año pasado, The Associated Press informó que más de un tercio de los estados no dan seguimiento a las agresiones sexuales a estudiantes y que algunos de los distritos escolares más grandes de la nación no han informado de ningún caso durante muchos años.