El representante federal estadounidense Joe Kennedy ha exhortado a sus correligionarios demócratas a que adopten una nueva ideología económica —que él llama “capitalismo moral”— en momentos en que se disponen a asumir en enero el control de la cámara baja.

Kennedy dijo que su propuesta es en rechazo a lo que describe como el “discurso de reducir impuestos a los ricos, apoyar a los de arriba y ‘si tienes problemas, échale ganas’” que ha caracterizado a los conservadores.

El presidente Donald Trump ha acentuado este discurso para dividir a los estadounidenses, muchos de los cuales comparten problemas económicos similares aunque tengan puntos de vista políticos distintos, agregó.

“El de él es un país de enconada rivalidad entre los ciudadanos, obligados a pelear entre ellos de manera incesante por las sobras de nuestro sistema”, declaró Kennedy el lunes ante una asociación regional empresarial en Boston. “Mi paga no puede aumentar a menos que te cancelen tus cupones para alimentos. Tus facturas médicas no pueden bajar a menos que me quiten mi seguro. Así, los estadounidenses se pasan los días riñendo unos con otros por las migajas, mientras nuestro sistema calladamente entrega todo el pastel a los de arriba”.

Kennedy, sin mencionar nombres, también criticó los extremos en el polo liberal del espectro político, el cual —dijo— no ha podido contrarrestar con eficacia la concepción del mundo de Trump de que las ganancias de unos sean las pérdidas de otros.

“Por años, la izquierda ha fracasado en presentar una visión económica —convincente— que se contraponga”, declaró Kennedy. “Tendremos que hacer más que cobrar impuestos a los ricos para satisfacer nuestras necesidades de infraestructura, atención infantil, salud, educación superior y cambio climático”.

Joe Kennedy, de 38 años, nieto del ex secretario de Justicia, Robert F. Kennedy, y considerado un astro en ascenso en el Partido Demócrata, afirma que no tiene planes para buscar la candidatura presidencial en 2020.

No obstante, participó en la campaña de las elecciones de medio periodo. Kennedy apoyó a varios candidatos demócratas a nivel nacional, entre ellos el representante de Texas, Beto O'Rourke.

Kennedy, elegido por primera vez a la Cámara de Representantes en 2012, dijo que la ampliación de la brecha en la distribución de la riqueza en el país data de las décadas de 1960 y 1970, cuando las empresas redujeron los sueldos, las prestaciones y los empleos frente a la competición global y las nuevas tecnologías.

Dijo que el gobierno federal respondió dejando que el sector privado cambiara el enfoque de la economía, de los trabajadores a los accionistas.

Agregó que aunque el capitalismo estadounidense ha sacado a millones de la pobreza, su versión actual está en quiebra, y algunos jóvenes ven al socialismo como una mejor alternativa.