Polonia restituirá a jueces que fueron forzados a jubilarse

El Parlamento de Polonia aprobó el miércoles un proyecto de ley para restituir a los jueces de la Corte Suprema que recientemente fueron forzados a jubilarse, una acción que podría atenuar...

El Parlamento de Polonia aprobó el miércoles un proyecto de ley para restituir a los jueces de la Corte Suprema que recientemente fueron forzados a jubilarse, una acción que podría atenuar significativamente una confrontación con la Unión Europea.

Para la UE, que enfrenta una serie de crisis como el Brexit y la deuda de Italia, fue una inusual victoria en su lucha para preservar la democracia en una región donde el populismo antiliberal ha ido al alza, una tendencia liderada por Hungría.

La acción del miércoles surge un mes después de que el tribunal de la UE ordenó a Polonia suspender de forma inmediata la reducción en la edad de jubilación para los jueces de la Corte Suprema, que forzó a más de una veintena de magistrados a retirarse.

La jubilación forzada de los jueces fue vista como un intento del gobernante partido populista, Ley y Justicia, para llenar la corte con personas leales a sus posturas. La acción fue considerada a nivel internacional como un golpe a los estándares democráticos.

Polonia ha estado en un enfrentamiento con la UE desde hace tres años a causa de acciones del partido Ley y Justicia _el cual está bajo el mando del poderoso líder Jaroslaw Kaczynski_ para imponer su control sobre el sistema judicial.

Muchos expertos legales dijeron que la jubilación forzada de los jueces de la Corte Suprema, incluida la del magistrado jefe, quebrantó la Constitución de Polonia. Ello, junto con una reforma al sistema judicial, ha planteado graves preocupaciones sobre el estado de derecho en la joven democracia. Por su parte, el bloque europeo ha dicho que los cambios erosionan la independencia del poder judicial del gobierno.

El proyecto de ley del miércoles, que indicó había sido presentado para actuar en conformidad con el fallo del tribunal de la UE, representa uno de los primeros pasos importantes para que Polonia cumpla con las exigencias de la UE.