Un supermercado abre un gimnasio gratuito dentro de sus instalaciones en Albany

  • Pone los aparatos dentro de la misma tienda.
  • Afirman que no se trata de una campaña de publicidad.
  • La idea surgió tras un acuerdo con representantes de la comunidad.
Una mujer hace ejercicio en unos aparatos, en una imagen de archivo.
Una mujer hace ejercicio en unos aparatos, en una imagen de archivo.
Archivo

Un supermercado de la cadena Hannaford en Albany, Nueva York, ha instalado un pequeño gimnasio gratuito para sus clientes. Tiene 520 metros cuadrados y afirman que no es parte de ninguna campaña publicitaria.

El gimnasio, instalado junto a la zona de farmacia, tiene cintas para caminar, bicicletas fijas, máquinas de ejercicios vasculares y un moderno salón de Zumba con un piso lustroso de madera.

Hannaford, con sede central en Maine, insiste en que la instalación, que abrió en octubre, no es parte de alguna campaña interesada. El local de Albany es el único entre sus 184 sucursales que cuenta con gimnasio y no hay planes de abrir otros.

Idea en la comunidad

La idea surgió de una reunión en el verano pasado entre Hannaford, la YMCA local y el plan de salud de Capital District Physicians. Todos dijeron que el objetivo era hacer algo para mejorar la salud de la población local y que a la vez fuese conveniente, accesible y gratuito.

Tenemos que asociarnos para prevenir estas enfermedades crónicasEl local tenía espacio extra después de una remodelación reciente y fue así como nació su Healthy Living Center (Centro de Vida Saludable) con la meta de atacar la obesidad y la diabetes.

"Ha sido una asociación natural", dijo Nancy Gildersleeve, directora de vida saludable en la YMCA de Capital District. "Esto era perfecto para nuestra comunidad. Tenemos que asociarnos para prevenir estas enfermedades crónicas".

El centro tiene un instructor personal suministrado por la YMCA, un asesor de salud del plan de Capital District para responder preguntas e inscribir nuevos clientes y un nutriólogo para asesorar sobre nutrición.

"Este es realmente un primer paso para la gente que nunca sintió esa conexión y apoyo", afirmó Gildersleeve, señalando que la YMCA no tiene otra asociación similar en la nación. "Este se ha convertido en un centro comunitario".

No tienen que comprar

Dave Farrell, el gerente de la tienda, quien bajó varios kilos el año pasado, dijo que las personas no tienen que comprar necesariamente en la tienda para usar el gimnasio, sólo llenar unos documentos en la primera visita y usar un pase de control.

Obviamente hay  personas que no eran clientes y que han terminado comprando en la tiendaHasta ahora más de 1,100 personas se han inscrito y las clases de ejercicios están llenas.

"Obviamente tenemos personas que no eran clientes y que han decidido comprar en la tienda", dice Farrell. "Definitivamente ganamos nosotros, pero ese no era el objetivo".