A pocos días de la Super Bowl, el presidente de Estados Unidos,  Barack Obama, ha tenido polémicas palabras para el fútbol americano en una entrevista concedida a The New Republic, publicada previamente en internet y que saldrá en la edición impresa el 11 de febrero.

Obama dijo que tuviese un hijo varón, "pensaría largo y tendido" antes de permitirle jugar al fútbol americano, debido a la violencia de este deporte, según una entrevista divulgada previamente en internet.

"Soy un gran fanático del fútbol (americano), pero tengo que decir que, si tuviese un hijo, pensaría largo y tendido antes de dejarle jugar al fútbol. Y creo que para quienes amamos el deporte, tendremos que lidiar con el hecho de que probablemente cambiará gradualmente para tratar de reducir algo de la violencia" del deporte, dijo Obama.

En algunos casos, eso podría hacerlo un poquito menos apasionante

"En algunos casos, eso podría hacerlo un poquito menos apasionante, pero será mucho mejor para los jugadores, y aquellos que somos fanáticos quizá no tendremos que examinar nuestra consciencia tanto", observó Obama, cuyas hijas, Sasha y Malia, juegan al tenis, baloncesto y al fútbol ("soccer").

Durante la entrevista, realizada para la edición impresa del próximo 11 de febrero, el mandatario dijo que tiende a preocuparle más la situación de los atletas universitarios que la de los que juegan al fútbol de forma profesional en la Liga Nacional de Fútbol americano (NFL, por sus siglas en inglés).

"Los jugadores de la NFL tienen un sindicato, son hombres adultos, pueden tomar algunas de estas decisiones por su cuenta, y la mayoría obtienen una buena compensación por la violencia que sufren sus cuerpos", señaló el mandatario.

"Lees algunas de estas historias sobre jugadores universitarios que se someten a algunos de estos mismos problemas con contusiones y demás, y después no tienen nada en qué apoyarse. Eso es algo que me gustaría que lo piense la NCAA (Asociación Nacional de Atletismo Universitario)", dijo Obama.

Lesiones irreparables

El mandatario hizo esas declaraciones en unos momentos en que arrecia el debate en el mundo deportivo sobre la agresividad del fútbol americano y sobre cómo prevenir las lesiones -algunas graves- que sufren sus jugadores.

Le diagnosticaron una enfermedad atribuida a los golpe a la cabeza recibidos en el fútbol americano

Uno de los casos más sonados ha sido el de Junior Seau, un célebre jugador de fútbol americano que se suicidó a los 43 años el 2 de mayo de 2012 en su hogar en Oceanside (California).

Las autoridades médicas posteriormente le diagnosticaron a Seau una Encefalopatía Traumática Crónica (CTE, en inglés), una enfermedad degenerativa del cerebro atribuida en este caso a los golpes a la cabeza recibidos en el fútbol americano.

Su familia se ha sumado a una demanda colectiva de unos 4.000 exjugadores, sus cónyuges y familiares contra la NFL, alegando que la liga no hizo nada durante décadas para combatir el problema de las contusiones, traumas del cerebro y otros actos de violencia implicados en el fútbol americano

"Los defensores de las armas deben escuchar"

El mandatario también se ha pronunciado para The New Republic sobre otro debate candente en EU, el de las armas.

Los defensores del control de armas de fuego deben escuchar un poco más de lo que acostumbran durante el actual debate sobre las armas de fuego en Estados Unidos, dijo Barack Obama, quien añadió que tiene "un profundo respeto" por la tradición de la cacería, que se remonta varias generaciones. .

Hay que comprender que la realidad de las armas en zonas urbanas es muy diferente a las realidades en zonas rurales

"Creo que quienes desestiman eso sin pensarlo dos veces cometen un gran error. Parte de ser capaz de avanzar en este tema es comprender que la realidad de las armas en zonas urbanas es muy diferente a las realidades de las armas en zonas rurales", añadió.

Obama ha hecho un llamamiento para prohibir las armas de asalto de tipo militar y los cartuchos de alta capacidad y está impulsando otras políticas tras la masacre del mes pasado en una escuela primaria en Newtown, Connecticut.

"Mis hijas no disparan"

En respuesta, los defensores de la tenencia de armas acusan a Obama y otros de ignorar los derechos de los estadounidenses según la Segunda Enmienda de la Constitución. El presidente dijo que es comprensible que las personas quieran proteger las tradiciones familiares cuando se trata de la cacería.

"Así que intentar salvar esa brecha creo que va a ser parte de la tarea más difícil en los próximos meses. Eso significa que los defensores del control de armas tienen que escuchar un poco más de lo que lo hacen a veces", dijo.

La entrevista completa será publicada en la edición del 11 de febrero de The New Republic

¿El propio Obama disparó alguna vez un arma?

"Sí", contestó el presidente, "de hecho, en Camp David, hacemos tiro al blanco todo el tiempo".

Sus hijas no disparan a los platos en la residencia de recreo presidencial en Maryland, añadió, "pero muchas veces mis invitados van allí"