El presidente Donald Trump condecoró el viernes a una destacada donante del Partido Republicano y a otros seis "estadounidenses extraordinarios" con la Medalla Presidencial de la Libertad, el mayor honor que el gobierno confiere a un civil.

Los individuos que hacen "contribuciones sobresalientes a la vida y cultura estadounidense" han recibido la medalla, dijo Trump, agregando que era un "verdadero privilegio" entregarla a seis hombres y una mujer por aportaciones en los campos del entretenimiento, el deporte, las leyes, la medicina, la política y la filantropía.

Miriam Adelson es doctora, filántropa y esposa de Sheldon Adelson, un magnate de casinos de Las Vegas considerado uno de los donantes republicanos más poderosos del país. Los Adelson, que respaldan firmemente a Israel, donaron 30 millones de dólares a la campaña de Trump en los últimos meses de la contienda presidencial del 2016. Y posteriormente donaron 100 millones al Partido Republicano para las elecciones de medio período presidencial de la semana pasada.

"A través de décadas de investigaciones innovadoras, filantropía y tratamiento, Miriam ha ayudado a miles de personas a librarse de sus adicciones a las drogas y el alcohol", dijo el presidente.

Miriam Adelson nació en Israel y se nacionalizó estadounidense. Se tituló en medicina en la Universidad de Tel Aviv y luego fundó centros de investigación y tratamiento contra el abuso de drogas en Las Vegas y Tel Aviv. Los Adelson son dueños de los diarios Las Vegas Review-Journal e Israel Hayom.

Trump también galardonó al senador federal Orrin Hatch, uno de los senadores republicanos con mayor trayectoria en la historia de Estados Unidos. Hatch se retirará en enero tras 40 años de servicio.

El mandatario dijo que Hatch es "un gran amigo mío" al que "le caí bien desde el principio, y por lo tanto me cae bien".

Otros honrados fueron Alan Page, juez retirado de la Corte Suprema de Minnesota que previamente jugó con los Vikings de Minnesota y los Bears de Chicago en la NFL, y el quarterback de los Cowboys de Dallas Roger Staubach, integrante del Salón de la Fama.

Se concedieron honores póstumos a Elvis Presley, al astro del béisbol Babe Ruth y a Antonin Scalia, juez conservador de la Corte Suprema del país.

Algunos cuestionaron la decisión de condecorar a Miriam Aldelson justo después de las elecciones del 6 de noviembre.

Robert Weissman, presidente del grupo activista Public Citizen, dijo que la decisión era "emblemática de la presidencia corrupta y transaccional de Donald Trump".