Palestino apuñala a policías israelíes en comisaría

Un palestino armado con un cuchillo se coló en una comisaría de policía de Jerusalén y causó heridas leves a cuatro agentes antes de ser baleado y capturado, dijo la policía israelí el jueves.El...

Un palestino armado con un cuchillo se coló en una comisaría de policía de Jerusalén y causó heridas leves a cuatro agentes antes de ser baleado y capturado, dijo la policía israelí el jueves.

El agresor trepó por la valla de la comisaría el miércoles por la noche y comenzó a apuñalar a policías en su interior, dijo Micky Rosenfeld, vocero del departamento.

Otros agentes dispararon al agresor y lo capturaron, añadió Rosenfeld. El sospechoso fue trasladado a un hospital.

El ataque se produjo durante la frágil tregua alcanzada entre Israel e extremistas islámicos en Gaza que puso fin a dos días de intensos enfrentamientos. Este fue el peor episodio de violencia en la región desde la guerra de 2014 en la Franja.

Los palestinos en Gaza lanzaron 460 cohetes y morteros a Israel, mientras que la aviación israelí atacó 160 objetivos en el territorio. Siete palestinos, cinco de ellos milicianos, fallecieron. En Israel, un cohete disparado desde Gaza mató a un obrero palestino, y otras tres personas sufrieron heridas graves.

La ola más de reciente de violencia se desató cuando un operativo de agentes encubiertos israelíes en Gaza salió mal el domingo pasado, resultando en la muerte de siete palestinos armados y un oficial israelí. Antes de ese incidente, se estaba avanzando hacia una reducción de tensiones gracias a la mediación de Egipto y de la ONU.

En días recientes Israel había permitido el ingreso de combustible a Gaza a fin de aliviar la falta de electricidad en el sector, y había permitido la entrada de dinero en efectivo proveniente de Catar para que Hamas pueda pagarle a miles de empleados públicos.

La tregua llevó a la renuncia del ministro de Defensa israelí Avigdor Lieberman, quien exigía una respuesta más agresiva al lanzamiento de cohetes desde Gaza, pero cuya sugerencia fue rechazada por el primer ministro Benjamin Netanyahu. La renuncia empujó al gobierno de Netanyahu a una crisis y es posible que se convoquen a elecciones adelantadas.

Netanyahu había presentado la decisión de aceptar la tregua como una medida de consenso entre su cúpula de seguridad en base a la asesoría de la jefatura castrense. Pero Lieberman y otro ministro nacionalista, Naftali Bennett, revelaron luego que albergaban reservas y que habían pedido una respuesta más enfática.

Hamas llevaba varios meses organizando protestas semanales en la cerca que hace de frontera entre Gaza e Israel, exigiendo el levantamiento del bloqueo que Israel y Egipto han implementado sobre el territorio desde que ese violento grupo islamista se alzó con el poder en el 2007. El bloqueo ha causado graves daños en Gaza pero Hamas sigue en el gobierno.