La osa polar Yupik murió tras pasar más de 25 años en un recinto inhóspito en un cálido zoológico de México y los activistas dijeron el miércoles que el centro animal se opuso a las labores para transferirla a un clima más adecuado.

El zoológico de Benito Juárez en la ciudad de Morelia, en el oeste de México, informó que Yupik murió a los 27 años. Agregó que la osa falleció de un aneurisma y una rotura de la aorta. Manifestó que la muerte era “inevitable”.

La muerte fue ocasionada por “padecimientos propios de un animal de edad avanzada, y la osa había excedido ya la vida promedio de su especie, que es de entre 15 a 18 años de edad, en su entorno natural”, indicó el zoológico en un comunicado.

Protectores de los animales afirmaron que las autoridades se negaron a darle a Yupik un hogar en un clima más adecuado para ella.

“Yupik languideció sola por más de 25 años en un recinto inhóspito de un zoológico en ruinas”, dijo el grupo activista de Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA).

La osa, la cual era llamada como “Yupi” por algunas organizaciones, tenía una piscina, pero las temperaturas eran tan altas que tenía poca estimulación en la estructura de concreto. Aunque el zoológico mejoró algunas condiciones en los últimos años, los activistas aseveraron que lo hizo bajo presión.

El grupo Zoocheck, con sede en Canadá, dijo que el zoológico del estado mexicano de Morelia no cumplió con un acuerdo para trasladar a la osa, aparentemente bajo el argumento de que padecía problemas de corazón. Zoocheck dijo que su equipo no había encontrado ninguna señal de una enfermedad cardiaca cuando revisó a la osa en 2017 y pidió una investigación al respecto.