El rey de España, Felipe VI, manifestó el lunes su apoyo a la lucha anticorrupción iniciada en julio por el presidente peruano Martín Vizcarra tras un escándalo de ese tipo que golpeó al país andino.

El monarca y su esposa Letizia empezaron este día una visita oficial de tres días a Perú donde se firmaron diversos acuerdos bilaterales en el palacio presidencial de Lima.

“Podéis contar con el apoyo sincero de España”, dijo Felipe VI al referirse a la lucha anticorrupción que Vizcarra ha emprendido desde mediados de año para modificar el sistema político y judicial peruano corroído por diversos escándalos.

El rey declaró en el palacio presidencial de Lima en una ceremonia donde también estaba presente el canciller español, Josep Borrell.

Antes el rey y Vizcarra sostuvieron una reunión protocolar en la que realizaron un “repaso breve” de la relaciones bilaterales. Se desconoce si trataron la situación del exjuez supremo peruano César Hinostroza, señalado como presunto líder de una organización criminal integrada por magistrados que manejaban la justicia a su antojo en el país andino. El destituido juez está detenido desde octubre en la prisión madrileña de Soto del Real luego de fugarse del país sudamericano. La justicia peruana ha solicitado la extradición desde Madrid.

El martes la comitiva española participará de un foro económico empresarial en Perú, donde las inversiones extranjeras directas hasta junio estaban lideradas por capitales españoles por 4.567 millones de dólares. Las principales empresas españolas en Perú son el gigante de las telecomunicaciones Telefónica, la petrolera Repsol y el banco BBVA.

La visita de la pareja real española es la primera en una década. En 2008 los padres de Felipe VI, Juan Carlos y Sofía, visitaron Lima durante el gobierno del entonces mandatario Alan García. El miércoles el rey español partirá de Perú rumbo a Guatemala para asistir a la Cumbre Iberoamericana.