Milicianos palestinos bombardearon Israel con decenas de cohetes y granadas de mortero el lunes, mientras que aviones de combate israelíes perpetraron bombardeos en la Franja de Gaza en lo que pareció ser el combate más intenso desde la guerra de 2014.

Autoridades palestinas informaron que por lo menos tres personas, incluidos dos milicianos, murieron a causa de los ataques israelíes y nueve resultaron heridos. Un ataque aéreo de Israel destruyó la televisora de la milicia gobernante Hamas.

En Israel, el servicio nacional de rescate dijo que al menos siete personas estaban lesionadas, incluido un soldado de 19 años que se encontraba en condición grave.

Los enfrentamientos, iniciados por un ataque israelí encubierto perpetrado en Gaza en la víspera, pusieron en duda un acuerdo informal intermediado por Egipto y las Naciones Unidas dirigido a reducir las tensiones. Un día antes, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu había defendido dicho acuerdo y dijo que estaba haciendo todo lo posible para evitar otra guerra.

Las fuerzas encubiertas, que aparentemente estaban en una misión de reconocimiento, fueron descubiertas varios kilómetros dentro del territorio de Gaza el domingo, lo que desató un enfrentamiento que provocó la muerte de siete milicianos, incluido un comandante de Hamas, y de un soldado de Israel.

El lunes al atardecer, los milicianos lanzaron alrededor de 100 cohetes en menos de una hora, el bombardeo más intenso desde la guerra de 50 días hace cuatro años.

Los cohetes, que continuaban disparándose para la noche, iluminaron el cielo sobre Gaza y activaron las sirenas de alerta en el sur de Israel.

El Ejército dijo que los aviones de combate, helicópteros y tanques habían atacado 30 blancos de los milicianos, incluidos complejos militares, puestos de vigilancia e instalaciones de armas. Agregó que también impactó a un equipo que estaba lanzando los cohetes.

El teniente coronel Jonathan Conricus, portavoz del Ejército, dijo que las fuerzas israelíes enviaron más soldados de infantería, sistemas de defensa y unidades de inteligencia a la frontera con la Franja de Gaza.

“Continuaremos atacando y tomando represalias contra los blancos militares que pertenezcan a las organizaciones terroristas en Gaza”, informó a los medios y destacó que “mejoraremos estas labores según sea necesario”.

El lunes por la noche, un ataque aéreo destruyó la sede de la televisora Al Aqsa de Hamas en la Ciudad de Gaza. Israel había lanzado disparos de advertencia antes del ataque, lo que provocó que la televisora dejara de transmitir.

Minutos después, el proyectil derrumbó el edificio de tres pisos.

Los trabajadores habían evacuado el inmueble tras los primeros disparos y de momento no había reportes de víctimas.

El portavoz de Hamas, Fawzi Barhoum, condenó el bombardeo y dijo que era una “agresión barbárica y descarada”. Diez minutos después del ataque, la televisora reanudó la transmisión con canciones nacionales.