El presidente Nicolás Maduro afirmó el jueves que no se tolerará la presencia de grupos armados colombianos en territorio venezolano y ordenó a la fuerza armada a dar con los responsables de una emboscada en la que murieron tres militares en el estado Amazonas, cerca de la frontera entre ambos países.

En un acto de gobierno en la sede de la cancillería, el gobernante manifestó que dio instrucciones a los jefes castrenses de reforzar todas medidas de inteligencia y la presencia de los soldados en la frontera con Colombia para capturar a los autores del "ataque criminal de fuerzas paramilitares colombianas en contra nuestras fuerzas militares".

Los comentarios de Maduro se produjeron cuatro días después que se registró un ataque a una patrulla de la Guardia Nacional cerca de un paraje del municipio amazónico de Atures, aparentemente en represalia por la detención en la mañana del 4 de noviembre de nueve personas en una barriada de esa localidad. En el ataque murieron tres militares y otros diez resultaron heridos.

El gobierno venezolano repetidamente ha atribuido la emboscada a supuestos grupos paramilitares del país vecino, empero, la cancillería colombiana dijo en un comunicado el lunes que los responsables serían rebeldes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) e identificó a unos de los detenidos como Luis Felipe Ortega Bernal, un prominente miembro de esa organización guerrillera.

El ministro de Defensa venezolano, el general en jefe Vladimir Padrino López, indicó que entre los detenidos figuraba un hombre, cuyo nombre coincide con el referido cabecilla del ELN.

Los adversarios locales del gobierno, entre ellos el partido opositor Voluntad Popular, han acusado al gobierno de Maduro de mantener una política "permisiva con grupos irregulares y guerrilleros". También acusan a Maduro de negar las denuncias de presencia de grupos irregulares en los estados Bolívar y Amazona efectuadas por diputados opositores y pobladores indígenas de esas regiones.

Maduro insistió que en Venezuela se mantiene "la línea histórica de no permitir, de no tolerar, de combatir, neutralizar, cualquier grupo armado que entre de Colombia a territorio venezolano".

"No aceptamos ningún grupo armado del signo que sea", agregó.