Soldados en frontera podrían tener que decidir uso de fuerza

La insinuación del presidente Donald Trump de que los elementos del ejército enviados a la frontera con México disparen contra los migrantes que les fueran a lanzar piedras es un ejemplo claro del...

La insinuación del presidente Donald Trump de que los elementos del ejército enviados a la frontera con México disparen contra los migrantes que les fueran a lanzar piedras es un ejemplo claro del riesgo de usar soldados en activo para asuntos de seguridad interna.

Su misión no es interactuar con los migrantes, pero algunos soldados estarán armados y podrían verse involucrados en confrontaciones.

Más de 400 policías militares están siendo desplegados a la frontera suroeste del país como parte de una operación más amplia en apoyo a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza para detener a una caravana de migrantes centroamericanos. Trump dijo que una pedrada lanzada por un migrante debe de ser considerada “un rifle", recrudeciendo su retórica mientras sus detractores lo acusan de atizar el temor hacia los inmigrantes a solo días de las elecciones de medio período presidencial.

Unos 3.500 soldados en activo están ahora en bases de Texas, Arizona y California. El total de efectivos desplegados superará los 7.000.