Venezuela rechaza acusación de EEUU sobre caravana migrante

El presidente Nicolás Maduro rechazó el miércoles las acusaciones del vicepresidente estadounidense Mike Pence que apuntan al gobierno venezolano como financista de la caravana de migrantes...

El presidente Nicolás Maduro rechazó el miércoles las acusaciones del vicepresidente estadounidense Mike Pence que apuntan al gobierno venezolano como financista de la caravana de migrantes centroamericanos que se dirige hacia la frontera estadounidense y denunció que esos señalamientos ponen en peligro su seguridad personal y la del país sudamericano.

“(Pence) llegó a decir que esa caravana de migrantes está siendo financiada (por Venezuela)” para "poner a prueba la seguridad y la defensa de Estados Unidos. No sé para qué", expresó Maduro en un acto de gobierno televisado.

El mandatario agregó que la acusación --sobre la que Pence no presentó ninguna prueba-- carece de fundamento y sería irrisoria.

Los comentarios de Maduro se produjeron luego que el Pence dijera el martes en un foro del Washington Post que el presidente hondureño Juan Orlando Hernández le dijo que la caravana “fue organizada por grupos de izquierda en Honduras, financiada por Venezuela y enviada al norte para desafiar nuestra soberanía y desafiar nuestra frontera. Y ahora ha crecido". Pence no proporcionó evidencia que respaldasen esa denuncia.

Pence acotó que Trump lo hizo acercarse a los presidentes de Honduras y Guatemala y que han estado trabajando estrechamente con México.

La caravana, integrada por unas 7.000 personas, la mayoría de ellos hondureños, partió de San Pedro Sula, en Honduras, el 13 de octubre.

"Alerto al mundo sobre la paranoia", enfatizó Maduro. "Tienen una obsesión porque no han podido derrotarnos".

El presidente sudamericano añadió que existe una campaña mundial "brutal" que pretende presentar a Venezuela como "una amenaza" y justificar cualquier cosa, desde una "guerra contra Venezuela, una invasión, el asesinato del presidente", entre otras supuestas acciones violentas.

La relación entre Venezuela y Washington está signada por frecuentes tensiones, y desde 2010 ambos países están sin embajador.

Venezuela se enfrenta a su propia crisis migratoria a medida que miles de personas a diario abandonan la nación afectada por una severa crisis.