Cinco de los seis hombres que murieron la semana pasada cuando un camión de volteo se estrelló contra una pickup en una carretera estatal de Utah eran hondureños, informaron las autoridades el lunes.

Los oficiales se coordinan con funcionarios consulares de Honduras para informar a las familias de las víctimas antes de hacer pública su identidad, dijo Nick Street, sargento de la Patrulla de Caminos de Utah.

Los hombres murieron el viernes cuando un camión de volteo conducido por Jamie Don McKenzie, de 41 años, atravesó la división de carriles y se impactó con la pickup que venía en el sentido opuesto al sur de Park City, Utah.

Los hondureños viajaban en la camioneta conducida por Efraín O. Cárdenas, de 62 años de Salt Lake City, quien también murió. Las seis víctimas fallecieron en el lugar, y tres de ellas salieron expulsadas del vehículo.

Los hombres se dirigían a un sitio de trabajo, señalaron las autoridades.

McKenzie está encarcelado bajo sospecha de seis cargos de homicidio vehicular y dos cargos de manejar bajo el efecto del alcohol o de sustancias enervantes con resultado de lesiones graves, además de acusaciones que involucran contenedores abiertos, conducción imprudente y desplazarse por encima del límite de velocidad.

Se desconoce si cuenta con un abogado.

McKenzie tiene antecedentes de abuso de alcohol, violencia doméstica e infracciones de tránsito, de acuerdo a los registros judiciales de Utah.

Cuatro días antes del accidente fatal, fue citado por conducir demasiado cerca de otro vehículo.

En agosto McKenzie fue acusado de agresión e intoxicación en un incidente de violencia doméstica. Se declaró culpable de los cargos y aceptó un acuerdo en suspenso en el que accedió a completar una evaluación de abuso de alcohol y tomar una clase para el manejo de la ira.

En julio fue acusado de portar un envase abierto con alcohol dentro de un vehículo.

En 2013, McKenzie no disputó los cargos de conducir intoxicado y llevar un contenedor abierto de alcohol dentro de un vehículo.

En 2002 se declaró culpable a dos cargos de explotación sexual de un menor y fue sentenciado a nueve meses de prisión. Ese mismo año, un juez le ordenó tomar “terapia por abuso de alcohol” después de aceptar un acuerdo en suspenso por cargos relacionados con violencia doméstica.

Cuando fue interrogado por las autoridades tras el accidente fatal del viernes en una autopista estatal cerca de Heber, a unos 25 kilómetros (15 millas) al sur de Park City, McKenzie negó haber consumido alcohol y se rehusó a que se le practicara una prueba sanguínea para medirle el grado de alcohol, de acuerdo a una declaración de causa probable.

Pero los patrulleros reportaron haber percibido aroma a licor y encontraron contenedores abiertos dentro del camión de volteo. McKenzie dijo que había tomado whisky la noche anterior, de acuerdo al documento.

El camión llevaba tierra el 19 de octubre a una compañía de Park City alrededor del mediodía, cuando las autoridades señalan que cruzó la división de carriles y libró una barrera de cables, impactando a la camioneta pickup en la que viajaban seis personas en dirección opuesta, indicó el Departamento de Seguridad Pública de Utah en un comunicado de prensa.

Antes del accidente, los patrulleros recibieron múltiples reportes sobre un camión de volteo que se desplazaba en forma errática.