Tres jueces del Supremo Tribunal Federal criticaron el lunes al hijo del candidato presidencial Jair Bolsonaro por decir que se podría cerrar la máxima corte del país si intentaran retirar a su padre de la presidencia.

El magistrado presidente José Dias Toffoli dijo en un comunicado que “atacar al poder judicial es un ataque contra la democracia”, después de que las declaraciones del legislador Eduardo Bolsonaro dominaron las noticias en el país más grande de Latinoamérica.

El juez Alexandre de Moraes dijo que la fiscalía general debe investigar si los comentarios de Eduardo Bolsonaro amenazan la seguridad nacional. El magistrado Celso de Mello, el de mayor antigüedad en funciones dentro del Supremo Tribunal Federal, dijo al diario Folha de S.Paulo que los comentarios del legislador derechista eran “golpistas” e “irresponsables”.

Los pronunciamientos de los jueces fueron en respuesta a un video difundido el fin de semana, en el que aparece Eduardo Bolsonaro durante un discurso en julio pasado ante personas que estudiaban para el examen nacional para convertirse en policías federales. Los comentarios causaron alarma en Brasil, que vivió una dictadura militar entre 1964 y 1985.

El derechista Jair Bolsonaro, un excapitán del ejército, encabeza las preferencias de cara a la segunda ronda electoral del domingo 28 de octubre, en las que se medirá al candidato de izquierda Fernando Haddad. Durante la primera ronda de votaciones del 7 de octubre, en la que participaron 13 candidatos, Bolsonaro obtuvo el 46% de los votos, mientras que Haddad finalizó segundo con 29%.

En el video, Eduardo Bolsonaro respondía a una pregunta sobre el hipotético caso de que su padre ganara las elecciones y se le prohibiera asumir la presidencia.

Cualquier acción de ese tipo sería “ellos contra nosotros”, comentó. “La gente hace bromas con eso porque si quieres cerrar el Tribunal Federal, ¿sabes qué se hace? Ni siquiera tienes que mandar un jeep. Manda a dos soldados”.

Y añadió: “¿Qué es la corte suprema? Quítale el poder de la pluma a un juez, y ¿quién es él en las calles? Si arrestas a un juez, ¿creen que la gente va a protestar a su favor? ¿Saldrán millones a las calles?”

Eduardo Bolsonaro especuló que cualquier acción para destituir a su padre podría estar basada en acusaciones de financiamiento ilegal de campaña. La corte electoral brasileña inició la semana pasada una investigación al respecto.

Eduardo Bolsonaro dijo a través de Twitter que sus declaraciones fueron sacadas de contexto.

“Nunca defendí un cierre del Supremo Tribunal Federal”, dijo, sino que solo respondía a una “extraña hipótesis”.

Cuando se le preguntó el domingo sobre las declaraciones, Jair Bolsonaro, quien aparentemente no sabía quién las había dicho, dijo en un video publicado en varias cuentas de redes sociales que cualquiera que desee cerrar la corte suprema “necesita ir al psiquiatra”.

Cuando se le aclaró que fue su hijo quien hizo las declaraciones, el candidato comentó. “No puede ser. De ser así, los comentarios fueron sacados de contexto”.

El lunes, Facebook anunció el cierre de 68 páginas y 43 cuentas que promovían la candidatura de Bolsonaro.

La compañía dijo que la decisión se basó en el comportamiento, y no en el contenido, del material vinculado a un grupo simpatizante de Bolsonaro llamado Raposo Fernandes Associados.

“Quienes envían spam cada vez utilizan con más frecuencia contenido político sensacionalista — sin importar la ideología — para crear una audiencia y dirigir tráfico a sus sitios web externos a Facebook, ganando dinero cada vez que una persona visita estas páginas”, dijo Facebook en un comunicado. “Eso era precisamente lo que hacían esas cuentas y páginas que hoy fueron eliminadas”.

Raposo Fernandes Associados no respondió a una solicitud de comentario.

Haddad recibió algunas buenas noticias al obtener el respaldo de la ambientalista Marina Silva, quien fue una de las candidatas que perdió en la primera ronda.

Previamente Haddad dijo que miembros de las fuerzas armadas que respaldan a Bolsonaro han amedrentado a las autoridades.

“Nuestras instituciones están siendo amenazadas por la línea dura de las fuerzas armadas”, dijo Haddad. “Si (Bolsonaro) tiene el valor de amenazar a nuestra democracia antes de las elecciones, adivinen lo que hará con el apoyo de los votantes”.