Agricultores israelíes expresaron su preocupación por la intención de Jordania de no renovar partes de su histórico tratado de paz con Israel que alquilaba dos pequeñas áreas fronterizas para trabajo agrícola.

Eran Baron dijo el lunes que los agricultores como él han invertido muchos recursos e infraestructura en Ghamr, a lo largo de la frontera sureña cerca de Aqaba, y que caería en la ruina si le negaran accesos a sus cultivos.

Todavía debe enterarse si habrá algún cambio en el actual acuerdo. Si sucede, agrega, “no podremos sobrevivir aquí”.

El rey de Jordania Abdalá II dijo que planea eliminar los anexos del acuerdo de paz de 1994 que permiten que Israel alquile Ghamr y el enclave norteño de Baqura durante 25 años.