Una veintena de magistrados de la Corte Suprema de Polonia regresaron el lunes de jubilaciones impuestas por el gobierno luego de que el máximo tribunal de la Unión Europea ordenó su restitución.

Decenas de simpatizantes felicitaron a los seis jueces mientras se dirigían al edificio de la Corte Suprema listos para reanudar su trabajo.

Veintitrés de los jueces de la corte fueron obligados a jubilarse en julio luego de que entró en vigor una nueva ley que reduce la edad para el retiro de los magistrados de 70 a 65 años.

Los dirigentes de la UE han impugnado la ley de jubilación en el Tribunal de Justicia europeo, que el viernes emitió una orden temporal que suspende la ley y ordena la restitución de los jueces que se vieron afectados. Se prevé que en los próximos días emita un fallo sobre la ley.

La orden del tribunal de la UE fue un golpe duro a las políticas del gobierno conservador de Polonia, que insiste que quería quitar a los jueces que estaban activos durante la época comunista del país para hacer que la Corte Suprema sea más justa.

El cambio fue parte de una revisión judicial más amplia emprendida por el gobierno desde que el partido gobernante Ley y Justicia asumió el mando del país en 2015. Los detractores dijeron que el partido está socavando la independencia judicial garantizada en la Constitución polaca.

La primera presidenta de la Corte Suprema, Malgorzata Gersdorg, estaba entre los jueces que exigieron regresar a sus puestos. Dijo que la orden de la corte europea era una “especie de victoria” para los jueces.

Gersdorf llamó a todos los jueces que habían sido destituidos para que regresaran a trabajar y se prevé que lo hagan esta semana, agregó Michal Laskowski, portavoz de la Corte Suprema.