Arrestan a seis jóvenes en Carolina del Norte por violar durante diez años a su hermana

  • Sucedió en el condado de Perquimans, en Carolina del Norte.
  • La víctima recibió abusos desde los cuatro hasta los 15 años.
  • Los hermanos siguen detenidos y los padres salieron en libertad bajo fianza.
Fotos de las fichas policiales de los seis hermanos, la madre y el padre de la familia Jackson: los hijos están acusados de violar durante años a su hermana.
Fotos de las fichas policiales de los seis hermanos, la madre y el padre de la familia Jackson: los hijos están acusados de violar durante años a su hermana.
Oficina del Sheriff de Perquimans County

Estados Unidos está consternado por una terrible historia protagonizada por una familia numerosa del pequeño condado de Perquimans, en Carolina del Norte. Se trata de unos episodios de violaciones y abusos sexuales sufridos por una menor durante más de diez años a manos de sus seis hermanos y ante la pasividad de sus padres.

Según recoge el digital estadounidense Huffington Post, los hechos se dieron a conocer a principios de este mes. El sheriff del condado, Eric Trilley, explicó que Aaron, Benjamin, Nathaniel, Matthew, Jon y Eric Jackson, con edades comprendidas entre los 19 y los 27 años, se enfrentan a un delito continuado de violaciones y abusos sobre su hermana menor, que ahora tiene 16 años y que fue violada desde los 4 hasta los 15 años de edad. Los padres de familia, John y Nita Jackson, de 65 y 54 años de edad, también están acusados por su inacción ante unos hechos que conocían.

Todo salió a la luz cuando el mayor de los hijos, Eric Jackson, de 27 años, confesó a un pastor de una iglesia Baptista lo que había cometido. Tras su confesión, y supuestamente alentado por el religioso, el primogénito acudió a la Oficina del Sheriff de Perquimans, donde de nuevo confesó. Los agentes comenzaron una investigación en la que el resto de hermanos confirmaron los hechos. Cuando el Sheriff y sus hombres acudieron a la casa de los Jackson para hablar con la víctima, los padres se negaron a ello y al parecer, huyeron a Colorado, donde la joven finalmente pudo ser tratada e interrogada y donde confirmó la terrible realidad.

Según Eric Trilley, los Jackson son una familia "extraña", que optó por no escolarizar a los hijos (y educarlos en el hogar), así como por aislarse del mundo exterior. Los hermanos siguen detenidos mientras que los padres salieron en libertad tras pagar una fianza de 15.000 dólares.