Una universidad de Luisiana entrego a la Smithsonian Institution una enorme colección de crustáceos que está siendo utilizada, entre otras cosas, para identificar mariscos cuya etiqueta indica erróneamente que proceden del Golfo de México.

“Esta colección es muy importante porque va a actualizar nuestros ejemplares” del golfo y aguas próximas, dijo el doctor Rafael Lemaitre, curador de crustáceos decápodos del Smthsonian, o sea los cangrejos, camarones, langostas y otras especies.

La ceremonia de transferencia del viernes en la Universidad de Luisiana en Lafayette “va a ser un acontecimiento importante en mi carrera aquí”, dijo Lemaitre en entrevista telefónica.

Es una colección muy diversa con unas 2.000 especies, dijo el doctor Darryl Felder, que supervisó su creación y ampliación durante 40 años hasta su retiro como profesor de biología en 2014. Sin embargo, el verdadero valor de la colección es que está tan bien conservada que la mayoría de los 100.000 especímenes pueden ser utilizados para análisis genético, dijeron Felder y Lemaitre.

“Ha crecido hasta una dimensión que solo el Smithsonian tiene la capacidad para almacenarla y mantener su capacidad de secuenciación genética”, declaró Felder.

El mejor conservador para ese propósito es el alcohol potable al 95%, el cual debe ser cambiado con regularidad para que no se convierta en vinagre.

Felder dijo que también decidió donar su colección personal de 50.000 fotografías a color de especímenes archivados.

Por su parte, Lemaitre indicó que las imágenes son importantes porque fueron tomadas cuando los animales estaban vivos.

“Cuando los especímenes son preservados pierden su color con el paso del tiempo”, apuntó.

Dijo que muchos otros especímenes del Smithsonian procedentes del Golfo de México fueron capturados cuando el formol, que daña el ADN, era el conservador más utilizado.

“El ron era utilizado ampliamente en el siglo XIX antes del formaldehído”, declaró Felder. “Algunos de los especímenes más antiguos son secuenciables genéticamente si lo cambiaron (el ron) lo suficiente”.

Muchos de los especímenes eran nuevos para la ciencia cuando fueron capturados.