Los polacos participarán el domingo en elecciones locales que medirán el respaldo hacia el partido conservador en el gobierno, cuyas políticas han provocado protestas y denuncias de la Unión Europea.

Las elecciones -- para cargos como alcaldes y concejales -- medirán también las fuerzas de la oposición, aglutinada en un partido que gobernó al país por ocho años hasta el 2015, cuando lo reemplazó el partido Ley y Justicia.

Debido a que los candidatos responden a su partido, los resultados serán espejo del respaldo popular al gobierno actual a nivel nacional. Las principales fuerzas que compiten en la consulta del domingo son el Ley y Justicia y su predecesor, la Plataforma Cívica.

El sondeo medirá el apoyo a políticas de Ley y Justicia como la reforma del sistema judicial, los cambios al sistema de bienestar social y las políticas hacia la UE. Los críticos consideran que el férreo control del poder y los intentos de modificar el sistema judicial son amenazas al crecimiento económico, al sistema democrático y al prestigio de Polonia en Europa.

Como señal de la importancia de estos comicios, el líder de Ley y Justicia Jaroslaw Kaczynski, de quien se dice es el verdadero poder en el gobierno, hizo campaña para una gran cantidad de candidatos en todo el país. Con una intensidad más acorde a unas elecciones a nivel nacional, prometió mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos e invertir en la infraestructura del país.