La esposa del ex presidente de la Interpol, detenido en China bajo cargos de corrupción, afirma que diplomáticos chinos le han avisado tener una carta de él para ella.

Sin embargo, Grace Meng dijo que aceptará reunirse con esos funcionarios solo si está acompañada de un abogado y reporteros. Los funcionarios chinos no han respondido desde que ella puso esa condición, agregó.

Grace Meng también pidió que la carta de su esposo, Meng Hongwei, sea entregada a la policía francesa y que ésta se la haga llegar. La señora vive con la protección de la policía francesa en la ciudad de Lyon, donde la Interpol tiene su sede, desde que ella informó que su esposo había desaparecido cuando visitaba China a finales de septiembre.

“Dicen que mi esposo me escribió una carta”, aseguró la mujer el viernes en una entrevista con The Associated Press en Lyon. “Dicen que solo pueden entregármela a mí”.

Grace Meng señaló que la desaparición y presunto asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en el consulado de Arabia Saudí en Estambul, Turquía, no influyó en su negativa a reunirse sola con los funcionarios chinos. Sin embargo, la esposa puso en claro que le es imposible tenerles confianza y los calificó de “crueles”.

China dijo que Meng Hongwei, de 64 años, es investigado bajo acusaciones de corrupción y quizá otros delitos.

Meng Hongwei era viceministro de seguridad pública de China y presidente de la Interpol, miembro veterano del Partido Comunista con décadas de experiencia en el gigantesco aparato de seguridad de China.

Al parecer Meng Hongwei es el más reciente funcionario chino de alto rango que cae como parte de una amplia purga dispuesta por el presidente autoritario chino Xi Jinping.

Durante la entrevista con la AP, una de las escasas ocasiones que aceptó que la grabaran, Grace Meng sollozaba mientras contaba un sueño que había tenido sobre su esposo la noche anterior.

___

Gillian Wong en Beijing contribuyó a este despacho.