Los combatientes del grupo Estado Islámico en Siria tomaron en fecha reciente a unas 700 personas como rehenes y están efectuando ejecuciones, afirmó el jueves el presidente ruso Vladimir Putin.

Durante un foro sobre política internacional en Sochi, Putin dijo que los extremistas “ampliaron recientemente su zona y tomaron como rehenes a unas 130 familias, que representan unas 700 personas”.

Putin dijo que los extremistas han presentado demandas que no especificó y que han advertido que matarán a 10 personas al día si tales demandas no son satisfechas.

“Asesinaron a 10 personas anteayer”, señaló. “Están llevando a cabo sus amenazas”.

La agencia de noticias estatal Tass reportó el miércoles que, de acuerdo con una “fuente diplomática-militar”, los extremistas capturaron a los rehenes durante una incursión contra un campo de refugiados y exigen que Siria ponga en libertad a miembros del EI.