El candidato presidencial de Brasil Fernando Haddad acusó el jueves a su contrincante Jair Bolsonaro de incurrir en prácticas ilegales de campaña por supuestamente permitirles a empresarios amigos que financien en secreto la diseminación de mensajes difamatorios.

El izquierdista Haddad lanzó las acusaciones tras la publicación de un artículo en el periódico Folha de S.Paulo, según el cual empresarios vinculados al legislador derechista Bolsonaro presuntamente pagaron la difusión de noticias falsas en el servicio de mensajes WhatsApp para beneficiar la candidatura de Bolsonaro. De acuerdo con el artículo, la campaña de mensajes fue planeada para la semana previa a la segunda vuelta electoral del 28 de octubre.

En una serie de tuits, Bolsonaro, quien encabeza las encuestas de intención de voto, dijo que el respaldo de los empresarios fue voluntario. Gustavo Bebbiano, presidente del Partido Social Liberal (al que pertenece Bolsonaro), negó haber recibido donativos ilegales.

“Todo donativo efectuado hasta el día de hoy, sin importar si es a nuestro partido o a la campaña de nuestro candidato, proviene de recursos donados a nuestra plataforma, apegándose a la ley”, afirmó Bebbiano.

Haddad, a quien el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva escogió como candidato, dijo tener pistas para que la policía federal brasileña las siga, pero no reveló nombres. Posteriormente le pidió al máximo tribunal de Brasil que inicie una investigación, y dijo que podría llevar el caso a la Organización de los Estados Americanos.

“Ha habido una organización delictuosa de empresarios que han incurrido en financiamiento ilegal de campaña para promover esta candidatura y manipular la elección en la primera ronda (el 7 de octubre). Y quieren hacerlo de nuevo en la segunda vuelta”, denunció el candidato. “Calculamos que cientos de miles de mensajes, todos falsos, fueron enviados a los electores para recomendarles que votaran por mi rival”.

La financiación de esta ola de mensajes, de ser cierta, podría ser violatoria de las leyes porque las compañías tienen prohibido entregar recursos a los candidatos, dijo Erick Pereira, abogado electoral.

En el artículo de Folha se menciona al empresario Luciano Hang, dueño de la tienda de departamentos Havan, como uno de los que han aportado recursos. También se señala a un grupo de empresas comercializadoras que supuestamente recibieron dinero para llevar a cabo la campaña de mensajes.

En un comunicado enviado por correo electrónico, la cadena Havan dijo que el periódico “publicó noticias falsas con un evidente sesgo ideológico”, y agregó que presentaría una demanda por el artículo.

En Yacows, un servicio de comercialización por internet mencionado en el artículo, una persona contestó el teléfono y dijo que no habría comentarios porque la compañía no participa en la difusión de mensajes.

Las otras empresas mencionadas en el texto no respondieron sus teléfonos el jueves en la tarde.

Bolsonaro señaló que la campaña de Haddad intenta cambiar el tema.

“El Partido de los Trabajadores no está siendo afectado por las noticias falsas, sino por la verdad”, escribió Bolsonaro en Twitter. “Se robaron el dinero de la población, fueron detenidos, confrontaron al poder judicial, le faltaron al respeto a las familias y hundieron al país en la violencia y el caos”.

Una encuesta de Datafolha señaló el jueves que Bolsonaro mantiene una cómoda ventaja sobre Haddad, de 59% por 41%. La firma de sondeos dijo que entrevistó a 9.137 electores el miércoles y el jueves, y que la encuesta tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.

___

El periodista de The Associated Press Stan Lehman contribuyó a este despacho en Sao Paulo.