El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, espera que los videos sobre el deterioro en un centenario túnel ferroviario ayuden a conseguir el financiamiento del gobierno del presidente Donald Trump necesario para reparar la vía.

El demócrata visitó la noche del miércoles el túnel, que pasa por debajo del río Hudson, con camarógrafos y dijo que planea enviar la grabación a Trump.

Las cámaras captaban como goteaban los muros, formándose charcos en el piso. Se veían paredes de concreto destruidas o inexistentes, barras de acero corroídas y cables eléctricos rotos. Cuando está muy frío, se forman témpanos de hielo en el techo. Trozos de concreto pueden desprenderse y caer a las vías o dañar el cable que corre por la parte superior.

“En realidad, creo que va a convencer al presidente; ver es creer”, dijo Cuomo.

El túnel de dos vías, que sólo funciona para la conexión de trenes entre la ciudad de Nueva York y Nueva Jersey, sufrió daños por agua salina durante la tormenta Sandy en 2012 pues el agua carcomió los muros que albergan cables de cobre y eléctricos. Amtrak, propietario de los túneles, ha calculado que uno de ellos, o los dos, podrían fallar en los próximos 10 a 15 años.

Se calcula que se necesitan unos 13.000 millones de dólares para reparar la vía, vital para el sistema de trasporte regional.

Nueva York y Nueva Jersey se han comprometido a pagar la mitad del costo de construcción con préstamos federales. Sin embargo, funcionarios de la administración de Trump han rechazado el acuerdo que hicieron los estados con el gobierno del presidente Barack Obama, en el cual el gobierno federal tendría que pagar la otra mitad.