Un kazajo que estuvo detenido en China en un campo de concentración para musulmanes dijo el jueves que Estados Unidos no aprobó su pedido de visa pese a que había sido invitado al Congreso para hablar sobre su experiencia.

Omir Bekali fue invitado a Washington en septiembre por los presidentes de la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China. Dijo que su solicitud fue rechazada por el consulado estadounidense en Estambul el 2 de octubre luego que le hicieran preguntas sobre su estatus laboral.

Bekali fue una de las primeras personas en hablar públicamente sobre su experiencia en un campo de concentración en la región Xinjiang de China, donde se calcula que están detenidos un millón de musulmanes, mayormente de etnia kazaja y uigur.

"Me decían una cosa, luego me decían otra. No entiendo ¿Por qué me invitaron y luego rechazaron mi visa?", dijo Bekali por teléfono desde Turquía. "He recibido tantas amenazas después de hablar públicamente, siento que ellos deben cumplir al menos con este simple pedido".

El portavoz de la Comisión Scott Flipse confirmó la invitación y dijo que los copresidentes le dijeron a Bekali en una misiva que le ayudarían con su solicitud de visa. Flipse refirió todas las preguntas adicionales sobre la visa de Bekali al Departamento de Estado, encargado de asuntos consulares.

El Departamento de Estados rehusó comentar sobre el caso de Bekali, diciendo que la ley federal sobre inmigración le prohíbe hablar sobre solicitudes individuales.

___

La reportera de The Associated Press Varya Kudryavtseva contribuyó a este despacho desde Moscú.