El yuan chino cayó el jueves a su nivel más bajo frente al dólar en 22 meses después de que un informe del Tesoro de Estados Unidos se abstuvo de calificar a Beijing de manipulador de su moneda en medio de una creciente disputa tarifaria.

El yuan cayó a 6,9411 por dólar a media mañana, cerca de la tasa simbólica de 7 a 1, aunque se recuperó levemente por la tarde.

El también llamado renminbi, o “dinero del pueblo”, ha caído casi 10% contra el dólar desde abril, cuando se enfrió el crecimiento económico de China y las tasas de interés de Estados Unidos y el país asiático partieron en direcciones opuestas.

Esto permite a los exportadores chinos afrontar los aranceles de hasta 25% impuestos por el presidente Donald Trump en una disputa en torno a cuestiones tecnológicas. Pero podría elevar las quejas estadounidenses sobre las tácticas comerciales chinas.

Las autoridades chinas han prometido evitar la “devaluación competitiva” para elevar las exportaciones. El director del banco central, Yi Gang, reiteró esa promesa la semana pasada en una conferencia financiera en Indonesia. Pero no han dicho hasta dónde permitirán que caiga el yuan en respuesta a las fuerzas del mercado.

El miércoles, el informe semestral del Tesoro sobre política monetaria dijo que China no cumplía los criterios para calificarla manipuladora de la moneda, un estatus que puede provocar sanciones. Pero dijo que Beijing, Japón y Alemania estaban en una lista de gobiernos cuyas políticas monetarias serían objeto de vigilancia estrecha.

La cancillería china elogió el informe y dijo que reflejaba “sensatez y el consenso de la comunidad internacional”.

“Esperamos que Estados Unidos respete la ley del mercado y los hechos fundamentales y se abstenga de politizar la cuestión monetaria”, dijo el vocero del ministerio, Lu Kang.