Un consultor de arte en Nueva York y un diseñador de interiores en florida robaron la identidad de una anciana y la usaron para pujar por millones de dólares en pinturas famosas defraudando a la renombrada casa Sotheby's, señalaron fiscales federales en documentos judiciales.

Joakim von Ditmar y Antonio DiMarco están acusados de usar la identidad de una jubilada adinerada de 80 años para comprar dos pinturas en la subasta de arte contemporáneo de Sotheby's en otoño de 2017.

De esta manera pillaron un Mark Rothko sin título por 6,4 millones y "No. 12" de Ad Reinhardt por 1,16 millones.

El par fue rápidamente descubierto y nunca tomó posesión de las piezas de arte, dijeron las autoridades. Sotheby's comenzó a sospechar después de que un representante llamó a la mujer y ella negó tener algún conocimiento de las adquisiciones, dijo un representante de la casa.

La mujer ni siquiera coleccionaba arte, dijo ella después a los investigadores.

“Nuestras charlas con los compradores crearon grandes sospechas y temor para la clienta de edad avanzada por la que trataron de hacerse pasar y nos pareció que era necesario contactar al FBI”, dijo Sotheby's en un comunicado enviado por correo electrónico. "Nos complace que se haya emprendido una acción apropiada y la víctima haya sido protegida”.

Von Ditmar, consultor de arte y diseñador de modas, y DiMarco, un diseñador de interiores de Hallandale, Florida, fueron acusados de asociación delictuosa para fraude y robo de identidad agravada.

Von Ditmar no respondió a un correo que se le envió para conocer sus declaraciones al respecto. Su abogado defensor, Mark Gombiner, rechazó hacer declaraciones.

DiMarco fue detenido la semana pasada acusado de por robo y lavado de dinero en otro caso aparte que involucra a la misma mujer de Florida por trabajos que debía hacer en la casa de ella.

Un abogado que representó a DiMarco dijo que no está involucrado en el caso y desconoce quién lo representa ahora.

En un principio Sotheby's asumió una pérdida de 5 millones por la subasta de las dos pinturas pues estaba obligada por contrato a pagarle al vendedor, de acuerdo con los fiscales, pero la casa de subastas de Manhattan dijo que recuperó gran parte del dinero tras volver a vender el Rothko.

También planea volver a poner a la venta el Reinhardt.

El FBI dijo en documentos judiciales que DiMarco le dio a Sotheby's una carta supuestamente firmada por la jubilada que lo autorizaba a hacer ofertas a su nombre.

La mujer dijo después al FBI que DiMarco le mostró una carta que según él sólo le daría acceso a la subasta y que la firmó sin leerla.

La mujer dijo a los investigadores que contrató a DiMarco en 2014 para decorar su casa en Bal Harbor, Florida, pero que le cobró más de 400.000 dólares sin realizar la mayoría de sus servicios.

El FBI dijo que von Ditmar y DiMarco intentaron al menos dos veces más comprar obras de arte usando la identidad de la mujer.

Pero en cada intento fracasaron, señala la denuncia penal, pues no consiguieron el dinero para completar la compra.

“Definitivamente este no fue un buen fraude”, dijo Robert Wittman, un ex agente del FBI que fundó el Equipo contra Delitos en el Arte. "Claramente no pensaron que pasaría todo esto”.