Las autoridades estadounidenses les están recordando a los viajeros que sigue siendo ilegal ingresar al país con marihuana a pesar de que su consumo ya es legal en Canadá.

Hasta el momento, la entrada en vigor el miércoles de la nueva ley canadiense ha tenido pocos efectos en el flujo del tránsito en la frontera, dijo Christopher Perry, representante de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés).

Perry, director de operaciones de la CBP en Michigan, conversó con la prensa en el Túnel Detroit-Windsor, que conecta a Detroit con Windsor, Ontario.

Según el funcionario, agentes fronterizos de Estados Unidos hacen las mismas preguntas a los viajeros que antes de que la ley cambiara en Canadá, y en general no harán preguntas de rutina sobre el consumo de esta popular droga.

Canadá se convirtió el miércoles en el país más extenso del mundo en el que la comercialización de la marihuana fue legalizada a nivel nacional.