Empleados de cadenas de comida rápida pararon en demanda de salarios más altos

  • El paro de 12 horas se llevó a cabo en en más de 150 ciudades de Estados Unidos y en otros 30 países.
  • Los empleados McDonald's, Burger King, Wendy's y KFC encaberon el movimiento.
  • Buscan aumento salarial y la posibilidad de contituir un sindicato.
Empleados de comida rápida de un establecimiento de Pittsburgh se van a la huelga en demanda de un incremento salarial.
Empleados de comida rápida de un establecimiento de Pittsburgh se van a la huelga en demanda de un incremento salarial.
Twitter: @jessdrkn

Miles de trabajadores de grandes cadenas mundiales de restaurantes de comida rápida, como McDonald’s, Burger King, Wendy's y KFC, iniciaron un paro de labores de 12 horas en más de 150 ciudades de Estados Unidos y en otros 30 países el pasado jueves.

Demandan un 'salario digno' de por lo menos 15 dólares por hora Los trabajadores demandaron aumento salarial y de derecho a la sindicalización, así como mayor dignidad en la industria de los establecimientos de comida rápida.

Son organizados por grupos como 'Food Fast Forward' en Estados Unidos y federaciones sindicales internacionales como la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines.

En Estados Unidos cientos de trabajadores participaron en el paro a lo largo del jueves en demanda de un 'salario digno' de por lo menos 15 dólares por hora.

Muchos trabajadores de comida rápida en este país ganan el salario mínimo nacional de 7.25 dólares la hora.

La exigencia de los trabajadores de la industria de comida rápida por un incremento salarial se inició en Estados Unidos en noviembre de 2012 y desde entonces ha ido en aumento y se ha extendido ahora a otros países.

En noviembre de 2012 inició la lucha

De acuerdo con 'Food Fast Forward', un grupo constituido en Nueva York exclusivamente para organizar y promover las protestas, por primera vez las demandas se han extendido a establecimientos de McDonald’s, Burger King, Wendy y KFC en países como Brasil, Nueva Zelanda y Marruecos.

La solidaridad con el paro también se ha extendido en las redes sociales, bajo el hashtag #FastFoodGlobal Kendall Fells, vocero del grupo, dijo que las decenas de trabajadores de la ciudad de Nueva York que abandonaron sus puestos de trabajo en noviembre de 2012, han puesto en marcha un movimiento mundial para aumentar los salarios de los trabajadores de comida rápida.

"Es un signo de los tiempos, y la gente está luchando", indicó. La solidaridad con el paro también se ha extendido en las redes sociales, bajo el hashtag #FastFoodGlobal.

Fells dijo que es necesario pagar mejores salarios "si queremos que la economía se ponga de nuevo en marcha”. "La gente de todo el país pensaba que estábamos locos por pedir 15 dólares por hora, pero ahora Seattle tiene esto” (propuesto), indicó.

McDonald’s dijo la semana pasada que la compañía está considerando el efecto de un aumento del salario mínimo, ya que 80 por ciento de sus restaurantes es de propiedad y operación independientes por propietarios de pequeñas empresas.

"Este es un debate importante que debe tomar en cuenta la naturaleza altamente competitiva de las industrias que emplean a trabajadores de salario mínimo, así como a los consumidores y los miles de pequeños negocios que poseen y operan la gran mayoría de los restaurantes de McDonald’s", comentó la vocera de la compañía, Heidi Barker Sa Shekhem.

Seattle propone aumentar a 15 dólares por hora

El presidente estadunidense Barack Obama se dirigió indirectamente a las preocupaciones de los trabajadores de comida rápida, al proponer al Congreso elevar el salario mínimo en el país a partir de 7.25 a 10.10 dólares por hora.

Connecticut, Maryland, Hawaii y Nueva Jersey han elevado el salario mínimo Obama aumentó en enero pasado el salario mínimo para los contratistas federales a 10.10 dólares por hora, en un intento de ayudar a poner en marcha la economía.

En lo que va de este año, los estados de Connecticut, Maryland, Hawaii y Nueva Jersey han elevado el salario mínimo en sus respectivas entidades.

El alcalde de Seattle, Washington, propuso la semana pasada aumentar el salario mínimo en esa ciudad a 15 dólares por hora, el nivel más alto en todo el país.