Un grupo de madres mexicanas que durante años han conducido una búsqueda incesante de sus seres queridos desaparecidos recibió el premio Notre Dame de 2018, otorgado por la Universidad de Notre Dame.

El grupo voluntario conocido como “Colectivo Solecito” ha hallado fosas clandestinas con los restos de cientos de víctimas en el estado mexicano de Veracruz, ubicado en la costa del Golfo de México.

El presidente de la universidad, el reverendo John I. Jenkins, participó en una misa realizada el lunes en uno de los sitios donde encontraron las fosas.

El religioso entregó el premio también el lunes a las integrantes del grupo por hacer todo lo necesario _desde recaudar fondos hasta recorrer el campo en busca de fosas clandestinas_ para encontrar a sus seres queridos, y dijo que destacaron por “negarse a guardar silencio... por su tenacidad y por su fe”.

Lucía Díaz, una de las dirigentes del grupo, se unió a las labores de búsqueda luego de que su hijo, Guillermo Lagunes, fue secuestrado en su casa en 2013. Nunca hallaron rastros de él.

Pero además de su pérdida, Díaz relató el trabajo desgastante de acudir a las oficinas gubernamentales a cargo de investigar las desapariciones sin ver progreso alguno.

“Pronto nos damos cuenta de que las autoridades no los van a buscar”, dijo Díaz. “Ellos no los van a encontrar e incluso podrían estar involucrados con los que se los llevaron”.

Las organizaciones de narcotraficantes y secuestradores en México han utilizado las fosas para esconder los cuerpos de sus víctimas. Cerca de 37.000 personas están reportadas como desaparecidas en el país.

Debido a la falta de procedimientos policiales modernos, pocos cuerpos que fueron encontrados se han identificado. Aunque “Colectivo Solecito” continúa buscando sitios donde pueda haber fosas, el grupo también se está enfocando en presionar a las autoridades para identificar los cuerpos que se han encontrado hasta la fecha.

“Actualmente, existe la oportunidad de saber la verdad detrás de tantas muertes”, comentó Jenkins. “Incluso hay una oportunidad de hacer justicia y sanar”.

El premio Notre Dame reconoce las labores humanitarias a nivel internacional. La Madre Teresa de Calcuta fue una de las galardonadas.