El ex secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon pidió al mundo adoptar un sentido de urgencia el martes al crear una comisión encargada de preparar a la humanidad para las repercusiones del cambio climático.

“Si no tomamos medidas para adaptarnos, corremos el riesgo de sufrir una escasez de agua, alimentos y energía por muchas décadas", dijo Ban a los asistentes al lanzar la Comisión Global para la Adaptación Climática, en La Haya.

La misión de la comisión será estimular el desarrollo de medidas para adaptarse a los cambios climáticos, mediante tecnología, planificación e inversión. Ban dirigirá al grupo junto con el co-fundador de Microsoft Bill Gates y la presidenta del Banco Mundial Kristalina Georgieva.

Una comisión de expertos de la ONU anunció la semana pasada que evitar el incremento de siquiera un grado de temperatura en la atmósfera terrestre significaría la diferencia entre la vida o la muerte para miles de personas y ecosistemas.

“El costo de adaptarse es menor al costo de dejar las cosas como están”, dijo Ban. “Y los beneficios serían mucho mayores”.

La comisión cuenta con 18 naciones fundadoras, entre ellas China, Gran Bretaña, Holanda, y países de costas vulnerables como Bangladesh y las Islas Marshall. Estados Unidos no está participando.

La selección de Holanda como sitio para inaugurar la comisión no fue por casualidad: buena parte de ese país europeo está por debajo del nivel del mar y existen enormes esfuerzos nacionales para mitigar el daño.

El primer ministro holandés Mark Rutte dijo a los asistentes del evento que el pueblo holandés se dio cuenta desde hace siglos que “el agua no conoce barreras, que cooperar para adaptarnos a los cambiantes niveles del agua es la única manera de mantener los pies secos. Y eso sigue siendo cierto hoy”.

La semana pasada un panel de la ONU dijo que el clima, el balance ecológico y las vidas humanas en el planeta estarían más seguros y el futuro calentamiento global no pasa de medio grado centígrado (0,9 grados Fahrenheit) en lugar de la meta fijada en acuerdos internacionales, de un grado centígrado (1,8 grados Fahrenheit).