Declaran estado de emergencia en San Diego por los incendios

  • Hay varios incendios fuera de control en la región.
  • Evacuaron la planta nuclear de San Onofre.
  • El incendio Poinsettia destruyó más de 30 construcciones y casas.

Autoridades del condado de San Diego, en California, declararon este miércoles una emergencia local por la cantidad de incendios que afectan la región. Un incendio fuera de control en Camp Pendleton, cerca de la planta nuclear de San Onofre, hizo que los administradores ordenaran la evacuación de algunos empleados.

No hay reporte de víctimas en ninguno de los incendios Voceros de la empresa propietaria, la Southern California Edison, confirmaron la evacuación del lugar de una docena de empleados no esenciales.

La planta fue cerrada en 2013 por esta compañía debido a problemas estructurales en sus instalaciones.

A su vez, el incendio Poinsettia destruyó hasta ahora más de 30 construcciones y casas en Carlsbad, lo que forzó a la evacuación de más de 11 mil residentes.

Hasta el momento no hay informes de víctimas en ninguno de los incendios.

El incendio Bernardo, en el norte del condado de San Diego, fue contenido en 25 por ciento tras la destrucción de más de 1600 acres.

El centro de atracciones Legoland fue cerrado al público como medida preventiva por las condiciones ambientales sin que hasta el momento el lugar enfrente riesgos por las llamas.

Una secuencia de violentos incendios forestales inusual para el mes de mayo ha obligado a evacuar desde el martes miles de viviendas, una planta nuclear, una gran base militar y un campus universitario en el sur de California, informaron las autoridades locales.

Se desconoce el origen de los fuegos

Las autoridades afirman que se desconoce el origen de los fuegos, pero se producen en un momento en el que California vive una de las peores sequías de su historia y en una semana de altas temperaturas y fuertes rachas de viento.

La secuencia de incendios que arrancó el martes por la mañana en las proximidades de la ciudad de San Diego se considera inusual por su intensidad y lo rápido que avanzan las llamas, algo que es más frecuente en los meses de pleno verano.

Los bomberos luchan para contener las llamas pero las altas temperaturas y rachas fuertes de viento dificultan su labor y favorecen el avance de las llamas.