Por supuestas anomalías en ascensos de agentes del Ministerio Público durante su administración, la exfical guatemalteca Thelma Aldana será investigada.

La gestión de Aldana fue clave para revelar casos de corrupción en años recientes. El más emblemático de ellos fue “La Línea”, que llevó a prisión al expresidente Otto Pérez Molina y a su entonces vicepresidenta Roxana Baldetti por liderar una estructura criminal que operaba en las aduanas del país. Las investigaciones de Aldana además implicaron a otros políticos y empresarios.

Según dijo a la prensa este lunes la actual fiscal general, Consuelo Porras, tomó la decisión de investigar a su antecesora para determinar si incurrió en algún delito porque recibió denuncias de fiscales y exfiscales del sindicato de trabajadores del órgano que lidera sobre presuntas promociones. No precisó cuándo se hicieron esos señalamientos, pero dijo que recientemente conformó una comisión que detectó que el ascenso de ocho fiscales regionales y el nombramiento de la Coordinadora Nacional no se desarrollaron bajo el reglamento interno. Además, explicó, las evaluaciones de quienes salieron beneficiados no fueron analizadas por la Unidad de Capacitación del Ministerio Público, como debía ser, sino por personal ajeno al proceso.

“Estando bajo un Estado de Derecho, siendo una mujer de ley, siendo una mujer objetiva, no podía callarme y simple y sencillamente dejar sin efecto estos nombramientos porque obviamente violaron el debido proceso. No podía yo callar estos actos de impunidad”, dijo Porras antes de agregar que la investigación determinará si hay delitos a señalar y si existen más responsables.

La funcionaria explicó que al detectar los vicios decidió anular los nombramientos de las nueve personas, decisión que fue anunciada la semana pasada. Algunos de estos fiscales regionales regresaron a sus puestos anteriores, otros renunciaron a la institución.

La exfiscal Aldana no ha dado declaraciones hasta el momento.

A raíz de la decisión de Porras, Aura Colindres, quien renunció al puesto de Coordinadora Nacional en el Ministerio Público, presentó una denuncia ante la Procuraduría de los Derechos Humanos para explicar que a ella y a los fiscales regionales se les coaccionó para que dejaran sus cargos y solicitó medidas cautelares, situación que será investigada por el procurador, Jordán Rodas.

Durante una entrevista a una radio local, Mayra Veliz, exsecretaria general durante la administración de Aldana, negó que existieran vicios en el procedimiento. “Ese proceso (de nombramiento) duró siete meses y medio y se cumplió con cada uno de los pasos que establece la Ley del Ministerio Público”, señaló.

Tras dejar su cargo en mayo pasado, Aldana manifestó su interés de participar en las elecciones generales de 2019. Actualmente forma parte de reuniones con diferentes partidos políticos.

A decir de Manfredo Marroquín de la organización Acción Ciudadana, perteneciente a Transparencia Internacional, la exfiscal tiene “enemigos poderosos” que querrían afectarla, por lo que no podría descartarse que estas supuestas ilegalidades en los nombramientos tuvieran un tinte político.

“Es un caso complejo, pero es importante que la actual fiscal general presente las pruebas contra Thelma Aldana para que ella pueda defenderse. Esto servirá para saber si existe la supuesta ilegalidad en los nombramientos”, explicó Marroquín.