Riley Cote recibió incontables golpes durante más de una década de jugar al hockey a nivel juvenil y profesional, pero buscaba la manera de evitar el uso de analgésicos.

Al principio, la marihuana se le presentó como una opción para recuperarse.

“Comencé a notar algunos beneficios terapéuticos”, dijo el exjugador de la NHL. “Me ayudaba a dormir, me ayudaba con la ansiedad, y el bienestar general”.

Ahora, algunos años después de su retiro, Cote es defensor del uso de cannabis y sus aceites como una alternativa a los fármacos más adictivos que los atletas utilizan frecuentemente para resistir el dolor. La marihuana puede detectarse en el sistema de una persona por hasta 30 días, está prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus iniciales en inglés), no cuenta con alguna exención específica para uso terapéutico y es ilegal en gran parte de Estados Unidos.

El miércoles, Canadá se convertirá en el país más grande del mundo en legalizar el uso de marihuana con fines recreativos. Eso significa que estará disponible en siete ciudades más que cuentan con equipos de la NHL (en Denver ha sido legal para el consumo entre adultos desde 2012). La medida es un paso en la dirección correcta para gente como Cote, quienes creen que la marihuana ha sido estigmatizada y debe ser aceptada como una forma de tratamiento.

“Ha sido desacreditada durante mucho tiempo”, dijo el delantero de los Senators de Ottawa, Matt Duchene. “Y ahora la gente comienza a aprender un poco más sobre ella y definitivamente hay algunos usos positivos para algunos de sus elementos”.

La NHL y la Asociación de Jugadores de la NHL no tienen planeado cambiar su política conjunta de exámenes antidrogas, en el que a los jugadores no se les sanciona por arrojar positivo a la marihuana. Es la postura más indulgente en torno al cannabis entre las cuatro principales ligas del deporte profesional de América del Norte.

“El Programa de Salud Conductual y de Abuso de Sustancias durante décadas ha educado a los jugadores sobre el consumo de drogas, legales e ilegales”, dijo el comisionado Gart Bettman. “El proceso continuará y pondremos a consideración los cambios que requiera el programa. Pero en este momento, creemos que basándonos en el nivel educativo, lo que buscamos y la manera en que realizamos los análisis, estamos cómodos con las políticas con las que contamos, al menos por ahora”.

Mientras que la NFL y la NBA pueden suspender, y la MLB puede multar, a jugadores por múltiples violaciones por consumo de marihuana, en la NHL solo la detección de una importante cantidad de la hierba es motivo para referir al jugador con los doctores del programa de salud. Cote calcula que, durante su carrera en activo en la NHL de 2007 a 2010, alrededor del 50% de los jugadores utilizaban alguna forma de cannabis con fines medicinales, aunque algunos jugadores insinúan que el uso en el hockey es menor al de la población general.

___

Los periodistas de AP Ron Blum y Tim Reynolds y el periodista Ian Harrison contribuyeron con este despacho.

___

Stephen Whyno está en Twitter como: https://twitter.com/SWhyno